Memoria de Actividades 2014

PRESENTACIÓN

Lo podemos decir más fuerte, pero no más claro ni con mayor nivel de compromiso: Rendir cuenta de en qué gastamos el dinero público es nuestra principal e ineludible obligación

¿Qué más podemos decir, distinto de cuanto llevamos dicho a lo largo de los 29 años de existencia de la Unión Romani, para formular unas palabras de presentación a nuestra Memoria Anual de actividades?

Nos reiteramos, con mayor fuerza si cabe, en lo que machaconamente decimos cada año porque muy poco han cambiado las cosas para que se pudiera justificar un mensaje diferente. Antes al contrario: los medios de comunicación social nos traen cada día nuevas y alarmantes noticias del grado de perversión al que se ha llegado en algunos estamentos de la sociedad en la administración del dinero público.

Por esa razón, un año más, queremos publicar nuestra Memoria de Actividades. Tan sencilla como siempre, a pesar del esfuerzo que representa para nosotros editar una publicación con dos tintas en su interior que haga más agradable su lectura. Pero tiene, eso sí, el mérito indiscutible de ser el volumen número 28 que publicamos rindiendo cuenta de lo que hacemos, del dinero que recibimos, de quién lo recibimos y en qué lo gastamos.

Hace 29 años que se fundó la Unión Romaní. Fue en la primavera de 1986 y desde entonces hemos venido insistiendo en la necesidad de que la transparencia en la correcta administración de los recursos públicos fuera la seña de identidad más preciosa de nuestra organización.

Y hemos sido fieles a esa consigna que para nosotros es innegociable.

Pero los tiempos han cambiado. Hoy en día hay quien hace uso de la libertad de expresión para convertirla en un coladero por el que se cuelan los racistas, los vengadores y la mala gente que a veces nos rodean. Desde el año pasado hasta aquí se han incrementado los ataques personales y colectivos que sufrimos algunas asociaciones gitanas por parte de quien con toda impunidad se dedica, cada día, a calumniarnos y a pisotear nuestro más elemental derecho reconocido en el art. 20.4 de la Constitución garantizado “…especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia”.

Parece que administrar dinero público tenga que ser sinónimo de malversación, de pillaje o de miserables raterías. Y a esta acusación a la que todo el mundo, incluidos nosotros, está expuesto, hay que dar respuesta clara y contundente.

Por esa razón, una vez más, un año más, nuestra Memoria de Actividades se convierte en el mejor testimonio de nuestro trabajo y de nuestra honradez.

Juan de Dios Ramírez-Heredia
Presidente de la Unión Romaní

 

Nota: Recomendamos al lector interesado la lectura de mi artículo titulado “Sin libertad de expresión no es posible
la democracia, pero… (I)” que encontrará en la siguiente dirección electrónica:
http://www.unionromani.org/notis/2015/noti2015-05-04b.htm

 

Si está interesado en adquirir este libro puede hacerlo en nuestra página de pedidos

 

 
u-romani@pangea.org