I Congreso Europeo de la Juventud Gitana

PRESENTACIÓN

    Tres años después del primer Congreso Gitano de la Unión Europea, celebrado en Sevilla del 18 al 21 de mayo de 1994, la comunidad romaní internacional ha vivido otra jornada histórica, esta vez en Barcelona. La capital catalana acogió, del 6 al 9 de noviembre de 1997, el primer Congreso Europeo de la Juventud Gitana, que contó con la presencia de 300 jóvenes, chicos y chicas, de edades comprendidas entre los 16 y los 30 años, procedentes de 30 países de Europa. El Congreso se estructuró en los siguientes grupos de debate:

    - Participación Social, Asociacionismo y Mujer
    - Derechos Humanos y Libertades Públicas
    - Educación y Política Social
    - Cultura

    Fue un acontecimiento único en el que, por primera vez en su historia, la juventud de nuestro pueblo tuvo la oportunidad de diseñar un proyecto de actuación global con el fin de conseguir la promoción social y cultural de los romá que pueblan la vieja Europa desde hace más de cinco siglos. Si el encuentro sevillano estuvo mayoritariamente protagonizado por los mayores, el de Barcelona lo estuvo por la juventud. Desde hace años, el movimiento asociativo gitano europeo está apostando por el protagonismo de las nuevas generaciones, mucho mejor preparadas y con las mismas ganas de luchar que aún conservan los más veteranos líderes. Los organizadores del congreso barcelonés, la Unión Romaní y la Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña, han sido conscientes de que la juventud gitana de hoy reclama compartir sus problemas e inquietudes con el resto de los gitanos del mundo conscientes de que ellos constituirán la comunidad gitana del mañana que vivirá plenamente el proyecto que representa la Unión Europea.
    Europa no se puede concebir sin la aportación cultural romaní. En más de 500 años de convivencia, marcados, a veces, por las más crueles persecuciones, la cultura gitana ha enriquecido las lenguas europeas, donde hay cientos de palabras de origen romanò, y las artes, que están sabiamente impregnadas de romipen (gitaneidad). Por eso, una de las claves del Congreso de Barcelona ha sido la voluntad de ofrecer a la sociedad mayoritaria la imagen tristemente desconocida del pueblo gitano. La literatura romaní, la pintura y la escultura, la música y la danza, el teatro y el cine, la mirada gitana en definitiva, han sido las grandes protagonistas del congreso que se desarrolló en un marco tan significativo como la Universidad de Barcelona.
    Los jóvenes gitanos conocen muy bien, porque la padecen, la situación actual de una gran parte de su población, que vive atenazada por la pobreza, la marginación, el desempleo y la violencia racista. Pero, además de reclamar medidas políticas para paliar esta grave situación, han querido mostrar en Barcelona el valor y la riqueza de su historia, su cultura y sus tradiciones, orgullosa base de una identidad gitana que reclama su espacio en la Europa del siglo XXI. Por eso decimos que la celebración del primer Congreso Europeo de la Juventud Gitana marcará un nuevo hito en la historia de nuestro pueblo. El número de participantes, su representatividad, el carácter de las intervenciones realizadas y las conclusiones a las que se ha llegado nos llevan a pensar que nos encontramos frente a uno de los acontecimientos que van a marcar nuestro futuro inmediato.
    En primer lugar, el Congreso de Barcelona ha supuesto una afirmación del concepto de juventud gitana. Tradicionalmente se ha dicho que la juventud era una etapa de la vida que no existía entre nosotros. Los gitanos, por nuestras propias costumbres o por imperativos de las condiciones en las que nos ha tocado vivir, pasábamos rápidamente de ser niños a adultos, sin detenernos apenas en una fase como la juventud, a la que los psicólogos otorgan una gran importancia en el desarrollo de la persona. Tras este congreso queda claro que la juventud gitana existe, y esa afirmación, aunque en otros ámbitos sociales pudiera parecer una obviedad, va a marcar la evolución de nuestro pueblo en los próximos años.
    Pero los jóvenes gitanos no sólo existen, sino que han demostrado estar firmemente comprometidos con su pueblo. El tradicional dilema entre tradición y modernidad, se ha dirimido en Barcelona en un deseo de afrontar el futuro sin renunciar por ello al mantenimiento de las tradiciones que han conformado la identidad colectiva de nuestro pueblo y que han garantizado nuestra supervivencia en tiempos y en contextos difíciles, a menudo abiertamente hostiles. Los jóvenes gitanos y gitanas asistentes al Congreso apuestan firmemente por la educación y la formación, por las nuevas tecnologías informáticas, por el asociacionismo o por la participación política sin perder un ápice de lo que han sido nuestros valores tradicionales: la noción de pueblo, el uso de la lengua, el respeto por los mayores, la no violencia o el amor por la vida. La conservación de la romipen, esa “gitaneidad” que el Príncipe de Asturias nos animó a difundir entre la sociedad mayoritaria, es perfectamente conjugable con el hecho de vivir al filo del siglo XXI. Ser gitano y adaptarse a los retos de una sociedad mayoritaria cada vez más competitiva son hechos no sólo compatibles sino que pueden ser casi complementarios.
    Finalmente hay que destacar que el Congreso de Barcelona ha puesto de manifiesto el compromiso firme de las instituciones con la identidad y la promoción del pueblo gitano. No sólo por el hecho de que la celebración del Congreso haya sido posible gracias al apoyo de la Comisión Europea, al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, la Generalitat de Cataluña o el Ayuntamiento de Barcelona, sino al compromiso que algunas de las autoridades presentes han adoptado con los jóvenes congresistas. He aquí algunos testimonios a nuestro juicio excepcionales:
    El heredero de la Corona española animó a los jóvenes gitanos a que se esforzaran por conservar sus costumbres y tradiciones legítimas y subrayó: “Os animo a esforzaros especialmente por mantener y desarrollar vuestra lengua, que hablan más de doce millones de personas en todo el mundo, y a reclamar para ella el apoyo de las instituciones y de las personalidades que van a participar en esta reunión y que a buen seguro sabrán escucharos.”
    El alcalde Barcelona resaltó la extraordinaria importancia de este Congreso y por eso recordó que “Hoy hemos sacado las banderas de la ciudad y las hemos colocado junto a las banderas de los gitanos en más de mil autobuses urbanos para que los barceloneses se pregunten hoy qué son esas banderas y puedan, de este modo, pensar en la celebración de estas jornadas. Pero Barcelona –añadió– ha de ser capaz de aplicar lo que hay detrás de este Congreso: políticas ciudadanas de consenso y de complicidad ciudadana que ocasionen una profunda, una real integración.”
    El Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales reconoció que en el pasado los gitanos lo habíamos pasado especialmente mal pero añadió “Quiero pedirle a la juventud romaní que fecunde su pasado con las innovaciones del presente y las anticipaciones del futuro”. Para concluir: “La libertad y la igualdad son los valores esenciales del Occidente europeo, por eso no debemos aceptar que minorías intolerantes impongan rechazos y decisiones que, cada vez más, deben formar parte del pasado.”
    Alexandros Txolakis habló en el acto de clausura del congreso en nombre de la Comisión de la Unión Europea y entre otras cosas sumamente interesantes sentenció: “Europa sin los gitanos no es Europa. ¿Quién puede imaginar a Europa sin los romà? Es tan difícil imaginarla sin vosotros como lo sería imaginarla sin los escoceses, los sicilianos, los catalanes o cualquier otro grupo”. Más adelante manifestó: “La Unión Europea tiene como misión dar a todos sus ciudadanos los medios para ejercer sus derechos y recordar a todo el mundo sus obligaciones en esta sociedad común. No lo dudéis, estamos dispuestos a ayudaros.”
    Finalmente fue el Presidente de la Generalitat de Cataluña quien, en un discurso vibrante y ameno que caló profundamente en los jóvenes gitanos de toda Europa presentes en el Paraninfo de la Universidad de Barcelona, denunció el “silencio culpable” con el que se ha ocultado la persecución y la marginación que hemos padecido los gitanos. “Incluso cuando se habla del holocausto, se silencia que centenares de miles de gitanos fueron asesinados por la por la dictadura nazi. Y todos tenemos la responsabilidad de terminar con ese silencio”. El Presidente de la Generalitat de Cataluña fue contundente cuando afirmó: “Somos gitanos y estamos aquí, decidlo en la calle, en las instituciones, en todas partes, para que la sociedad conozca vuestra riqueza cultural y sepa que se puede ser gitano fuera de la marginación”.

Y ahora, punto y seguido.

    El Congreso ha constituido un foro de debate en el que los jóvenes gitanos y gitanas europeos han podido compartir su visión del mundo, sus problemas, sus experiencias y sus anhelos.
    Al ser el gitano un pueblo diseminado por todos los países de Europa, el Congreso ha contribuido a reforzar los lazos de unión entre las diferentes comunidades gitanas europeas, contribuyendo así al ideal de una Europa de ciudadanos y pueblos unidos más allá de las fronteras. Al mismo tiempo, al contar con la participación de gitanos y gitanas de los países del este de Europa, ha contribuido también a reforzar los lazos de solidaridad con esos países, que actualmente atraviesan una difícil crisis económica y social.
    Nuestro Congreso ha aportado propuestas para conseguir la mejora de las condiciones de vida de la juventud gitana europea, plasmadas en las conclusiones que, de forma plural y representativa, recogen las expectativas de la juventud gitana europea.
    Ojalá que tantas ilusiones supongan el nacimiento de un pueblo gitano nuevo, lejos del racismo y la marginación y protagonista de su propio destino.



OBJETIVOS
    El objetivo general perseguido con este I Congreso Europeo de la Juventud Gitana ha sido la creación de un foro de intercambio en el que, por primera vez, la juventud gitana europea pudiera exponer sus problemas, contar sus experiencias y tratar de encontrar vías comunes de actuación para lograr su promoción social y cultural, individual o colectiva, y el acceso a los estándares de vida del común de los ciudadanos europeos.
    Al mismo tiempo, el Congreso ha pretendido sentar las bases para la creación de un movimiento asociativo gitano, de tipo juvenil, en Europa. Con ello se ha querido suplir una de las más importantes carencias del movimiento asociativo gitano actual, así como una de las barreras que dificultan la comunicación entre jóvenes e instituciones.

LOCALIZACIÓN

    La coordinación del programa se ha llevado a cabo principalmente en Barcelona. Allí tuvo lugar la primera preparatoria y el Congreso mismo, si bien la segunda reunión preparatoria se realizó en Bruselas (Bélgica). Hay que citar igualmente las contribuciones recibidas por parte de las organizaciones gitanas partenaires desde diversos paises de toda Europa.

PARTICIPANTES

    Los participantes directos del Congreso han sido 242 jóvenes europeos, de los cuales 222 eran de etnia gitana. Sus edades estaban comprendidas entre los 18 y los 30 años de edad. Un total de 171 jóvenes procedían de paises miembros de la Unión Europea.
    Ha habido también otros beneficiarios indirectos de este Congreso, como las 184 personas que asistieron en calidad de observadores. Se trataba de expertos romà procedentes de toda Europa que, al no reunir los requisitos de edad necesarios para asistir en calidad de congresistas, han decidido asistir como oyentes. Sus aportaciones han contribuido a enriquecer esta reunión. 178 de estos expertos procedían de la Unión europea.

AREAS DE TRABAJO
    · Derechos Humanos y Libertades Públicas
    · Escolarización y Política Social
    · Cultura
    · Participación Social, Asociacionismo y Mujer

RESULTADOS OBTENIDOS
     Organización de un encuentro que ha reunido a jóvenes representantes de la juventud gitana actual con el apoyo del movimiento asociativo gitano y de la principales autoridades europeas.
    Formulaciones de un documento ideológico de la juventud gitana europea, en foram de Conclusiones del Congreso, que sirva a las autoridades como herramienta de trabajo a la hora de diseñar políticas de actuación para la juventud gitana europea.
    Creación de un foro de debate, entre la juventud gitana europea, que permita sentar las bases para la creación de un movimiento juvenil gitano en Europa.
    Incidencia en la opinión pública europea con el fin de sensibilizarla sobre la discriminación que sufre la comunidad gitana y la necesidad de realizar acciones destinadas a da la su juventud la oportunidad de que mejore las condiciones de vida de su pueblo.

 

Si está interesado en adquirir este libro puede hacerlo en nuestra página de pedidos

 

 
u-romani@pangea.org