El respeto a los viejos

El respeto y la obediencia a nuestros ancianos constituye el primer mandamiento de la Ley Gitana

 

Volver