Más de 350 romís se dan cita en Barcelona en el II Congreso Internacional de Mujeres Gitanas

Drom Kotar Mestipen y el Pla Integral del Poble Gitano de Catalunya organizaron el evento

310
Mesa inaugural del II Congreso Internacional de Mujeres Gitanas

Con unas cifras imbatibles: más de 350 mujeres gitanas procedentes de más de 14 países europeos; decenas de voluntarias ayudando a organizar el evento y mucho esfuerzo por parte de la organización, el II Congreso Internacional de Mujeres Gitanas cumplió las expectativas y el sueño de volver a llenar la capital catalana de las reflexiones y reivindicaciones de cientos de gitanas con ganas de construir su propio futuro.

Durante dos días, 23 y 24 de marzo, la asociación Drom Kotar Mestipen y el Departamento de Treball, Afers Socials i Famílies de la Generalitat, a través del Plan Integral del Pueblo Gitano, han hecho posible este espacio en el que se dieron cita en el Auditorio del CaixaForum muchos anhelos, sueños, y mensajes de esperanza. Si más no, una de las consignas del congreso no era exponer las grandes dificultades y desigualdades que afrontan las gitanas, sino compartir las iniciativas de éxito que se están llevando a cabo en diferentes ciudades europeas, en ámbitos como el educativo, el sanitario o el laboral. El 90% de las participantes del II Congreso Internacional de Mujeres Gitanas recibieron una beca para poder acudir al evento.

Durante la mesa inaugural del evento, la presidenta de Drom Kotar Mestipen, Ana Contreras, resumió con pocas palabras el objetivo del congreso: “Queremos conseguir un mundo mejor para nuestras hijas y nuestro pueblo”. Y para ello, se ha de trabajar coordinadamente, entre mujeres de base, asociaciones e instituciones comprometidas. En este sentido, el secretario de Afers Socials i Famílies, Francesc Iglesies, apuntó al compromiso y el trabajo conjunto entre la Generalitat y la asociación Drom Kotar para realizar el evento, y señaló que este tipo de actos “desmontan gran parte de los prejuicios que pesan sobre la población gitana”.

En la mesa inaugural también intervino Juan de Dios Ramírez-Heredia, presidente de la Unión Romaní, quien dejó claro que el futuro del pueblo gitano “está en manos de las mujeres gitanas”, agregando que “siempre ha sido así a lo largo de la historia”. “Sois el tabernáculo sagrado donde se guarda la esencia de nuestro pueblo”, les indicó a las más de 350 mujeres reunidas en el auditorio.

Otra destacada de la mesa inaugural fue la de la eurodiputada Julie Ward, una reconocida activista feminista quien advirtió de que los derechos de las mujeres “están siendo atacados en todas partes” y por ello “se ha de luchar de forma conjunta” para hacer frente a la violencia y las desigualdades que afectan a las mujeres. Asimismo, a través de una videoconferencia, las participantes pudieron escuchar las alentadoras palabras de Soraya Post, eurodiputada gitana y feminista, quien recordó que su sueño es conseguir la “igualdad de derechos” para los gitanos.

Durante el congreso se realizaron diversas mesas redondas en las que participaron mujeres que están trabajando activamente por la promoción del pueblo gitano y quienes compartieron sus experiencias en ámbitos como la educación o la salud. También se crearon grupos de trabajo en los que hablaron de sus experiencias vitales y profesionales, de las trabas a las que han tenido que hacer frente en su avance por la igualdad, sin perder su identidad como gitanas. En este sentido, fue aplaudida la intervención de Jelen Amador, una joven gitana abogada y doctora en Sociología quien explicó que tras su paso por la universidad se siente “más gitana porque puedo defender mejor nuestros derechos”.