La Eurocámara denuncia una discriminación sistemática a gitanos y pide objetivos vinculantes para su integración

411
Los eurodiputados escuchando la intervención del presidente del parlamento Antonio Tajani / EFE

El pleno de la Eurocámara ha denunciado la discriminación sistemática a la que tienen que hacer frente los gitanos en la Unión Europea y ha reclamado la introducción de objetivos ‘claros y vinculantes’ para garantizar su integración en los estados miembro una vez expire en 2020 el actual marco europeo que guía las estrategias nacionales.

Los eurodiputados han denunciado la violencia, la explotación y la estigmatización histórica e institucional que sufre la comunidad gitana, cuyos derechos fundamentales se siguen violando ‘sistemáticamente’ en la UE, en una resolución no vinculante aprobada por mayoría a mano alzada. En el texto, recuerdan que la segregación en las escuelas, la falta de acceso a la vivienda, al empleo y servicios médicos constituyen los principales problemas de la comunidad romaní en el conjunto de la UE y advierten del aumento del número de jóvenes gitanos que no tienen trabajo ni estudian.

En este contexto, la Eurocámara pide medidas más firmes para combatir el antigitanismo, una de las formas más arraigadas de racismo en Europa y la introducción de objetivos ‘claros y vinculantes’ y sujetos a plazos para garantizar la integración de los gitanos en los países de la UE cuando expire el marco europeo sobre las estrategias de integración nacionales en 2020. También reclaman mecanismos para evaluar dicha integración e implicar más a representantes de la comunidad gitana y ONG en el diseño de las políticas para integrarles.

Los eurodiputados reclaman destinar fondos públicos ‘sustanciales’ para facilitar la integración de los gitanos y aprovechar los fondos estructurales de la UE para mejorar sus condiciones de vida, al tiempo que exigen que los estados miembros investiguen el mal uso que se haya hecho de las ayudas y tomen medidas legales contra los responsables.

En el texto, también reclaman proteger los derechos de los menores gitanos y mejorar la representación de la comunidad en las instituciones públicas y organismos políticos y los medios de comunicación.