La federación de asociaciones gitanas en Navarra ofrece su colaboración para frenar la crisis del coronavirus

Gaz Kaló ha asegurado que la población gitana es una de las más pobres de Europa y ha pedido protección.

233
Ceremonia del río con motivo del Día Internacional del Pueblo Gitano realizada en el río Arga de Pamplona/ IÑIGO ALZUGARAY

La Federación de Asociaciones Gitanas de Navarra Gaz Kaló valora las medidas adoptadas y anunciadas por el Gobierno foral frente al coronavirus y sus consecuencias, al tiempo que ofrece su colaboración para superar esta crisis.

Y añade que Gaz Kaló, en colaboración con Cruz Roja y otras entidades sociales, y en coordinación con Derechos Sociales, atenderá de manera inmediata a 25 familias en situación vulnerable, sin descartar que aumente este número en la medida que se vayan identificando necesidades. Así mismo, se coordina con el Banco de Alimentos y la delegación del Gobierno la garantía del suministro a las entidades de reparto con las que colaboran habitualmente para atender al menos las situaciones más urgentes.

Valora igualmente las medidas en torno a la renta garantizada, asunto que ha sido declarado «prioritario» por el Gobierno, dice, ya que se atenderán con la mayor rapidez posible las dudas y demandas de información de las personas perceptoras y demandantes de empleo.

Tras subrayar que en España y en Europa la población gitana es la que presenta mayores tasas de pobreza y exclusión y la que más rechazo y discriminación padece, Gaz Kaló traslada su solidaridad a todas las personas afectadas directa o indirectamente por el COVID-19 «sin distinción de razas, colores políticos, religiones o cualquier otra característica personal o identitaria».

Asimismo expresan su «apoyo y solidaridad» con el personal sanitario y centros hospitalarios, «que están haciendo lo imposible para atajar esta pandemia», y apela «a la profesionalidad y buen hacer» de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado en su «importante función en esta crisis», en la que las asociaciones gitanas «nos ponemos a su disposición por si necesitaran nuestra colaboración y mediación comunitaria».

En este sentido añade además que el pueblo gitano es «parte indisoluble de esta sociedad» y se pone a su «disposición para compartir nuestra experiencia vital, que nos ha servido para superar todas las adversidades de la vida».