Una mirada gitana de una pandemia que no tiene raza

687
Esta pandemia ha sacado nuevos casos de antigitanismo / L.R.

Como bien sabe la opinión pública más cercana a nuestra causa, la Unión Romaní denunció el trato injusto que venimos recibiendo por parte de los racistas de siempre, públicos o encubiertos. En el siguiente enlace pueden leerlo: https://unionromani.org/2020/03/19/el-coronavirus-y-los-gitanos/

Quienes han seguido con mayor atención el desarrollo de la epidemia en nuestro país saben que durante muchos días se señalaban a Madrid y a La Rioja como los enclaves donde la enfermedad era más agresiva. Y, como no, no tardó en brotar la acusación racista de que los gitanos éramos los causantes principales del contagio del conjunto de la población. Una vez más, como ha sucedido tantas veces en nuestra historia, nos tocó ser el chivo expiatorio que había que sacrificar en el altar de los racistas.

Pero hoy nos apresuramos a invitarles a leer una completa narración escrita en forma de Diario de los diez días que precedieron al decreto del estado de alarma: del funeral de Vitoria a las necesidades de las familias gitanas en el confinamiento. Su autora es Silvia Agüero Fernández, que entre otras muchas cosas dice:

“Los gitanos y gitanas de La Rioja sufrimos la pandemia desde el comienzo del brote no sólo en forma de COVID-19 sino también en forma de antigitanismo”. En las redes sociales han corrido como la pólvora los audios difamantes, insultantes, estigmatizantes antigitanos. Bulos y rumores que han afectado al modo en que somos percibidas. Incluso ha llegado a haber comercios en los que a mujeres gitanas se les ha dicho que no eran bien recibidas porque estaban infectadas.”

En el siguiente enlace pueden leer el texto completo: https://www.larioja.com/la-rioja/coronavirus/mirada-gitana-pandemia-20200324192808-nt.html