Pastora Filigrana: “El cambio de modelo tras el coronavirus no va a ser una elección sino una necesidad”

Pastora Filigrana es abogada, feminista y sindicalista gitana

342

Aprendió qué es la conciencia de clase de sus abuelas y derecho laboral en el SAT. La crisis dejó en cola de impresión un libro en el que sostiene que las prácticas anticapitalistas del pueblo gitano le han costado su persecución.

Esta es una entrevista excepcional, como excepcional es la gitana que responde a las preguntas de la periodista Elena Reguero. Pastora es una gitana que rompe moldes. Habla con convicción y con el rigor intelectual de una persona que sabe lo que dice. Lo que, evidentemente, no quiere decir que se tenga que estar de acuerdo con todo lo que ella afirma o con todo en lo que ella cree.

Para mí el testimonio de Pastora Filigrana tiene un valor excepcional porque supone un duro golpe a quienes están empeñados en ofrecernos una imagen de la mujer gitana esclavizada, incapaz de hablar de tú a tú con el resto de las mujeres y con los hombres de su entorno familiar y social.

A comienzos de junio espera tener en sus manos su primer libro: Pueblo gitano contra el sistema mundo. Unas reflexiones desde un activismo feminista y anticapitalista (Akal, 2020), en el que sostiene que la persecución al pueblo gitano tiene que ver con sus formas de resistencia comunitarias

Pastora Filigrana es muy clara cuando dice que es gitana por una cuestión familiar, cosa que va irrenunciablemente unida a su sentido de pertenencia a la clase trabajadora de la que forma parte. “Hace años que tengo ese compromiso firme y, en ese sentido, ejerzo la abogacía y todo lo que sé, no solo el derecho. Si sé escribir, escribo para esto, sí sé hablar, hablo para esto, y si llego a tribunales, llego para esto. Y abogada porque es la carrera que escogí. Las hijas de clase obrera, cuando van a la universidad por primera vez en todas las generaciones familiares, son médicos o abogados”.

Esta es una entrevista larga donde la entrevistada se explaya libremente mostrándose tal cual es y tal como piensa. Y habla sin miedo, abordando con valentía todos los temas que la periodista considera de actualidad. Reconozco, humildemente, que nunca había oído hablar con tanta fuerza a ningún gitano, y menos a una mujer gitana, de temas tan espinosos como son la política y la economía. Díganme si no: “Todos los economistas críticos están de acuerdo en que lo que viene es una etapa del posneoliberalismo. Ahora, lo que puede venir puede ser igual de opresor, jerárquico y desigualitario que lo que tenemos, o más. Este escenario posneoliberal puede ser este mundo por el que estamos apostando, de redistribución y socialización de los bienes y una economía que ponga la vida en el centro, o ese plan de la ultraderecha de volver a la economía nacional con determinados intervencionismos, como Trump y la ultraderecha a nivel mundial está defendiendo.”

Vivimos en una situación insostenible

La cola del comedor social en mi calle cada día es más grande, y creo que el cambio de modelo se nos va a imponer como una necesidad para poder vivir. Si no vamos a poder pagar los alquileres, si cada vez más gente tiene que acudir a la caridad para poder comer, la situación se hace insostenible y no creo que podamos seguir manteniendo esta ilusión de que vivimos es un estado social y de derecho

Nos esperan tiempos difíciles. A todos, a los gitanos y a los que no lo son. Aún tendremos que sufrir muchas incomprensiones. Y me alarman especialmente las que puedan venir de mis propios hermanos gitanos y gitanas. El mensaje de Pastora es subversivo y por eso algunos la atacarán. Otros considerarán que su posición no concuerda con la tradición gitana. A mi juicio se equivocan. Las tradiciones gitanas, la Ley Gitana, así como nuestras costumbres y tradiciones pertenecen a hombres y mujeres vivos, que están en este mundo que ven como la sociedad de los gadchés se transforma a velocidad de vértigo. Los pueblos poderosísimos que han existido en la antigüedad y de los que sabemos por los libros de historia, han desaparecido de la faz de la tierra porque sus costumbres se anquilosaron y sus culturas no fueron capaces de evolucionar.

Bienvenida Pastora Filigrana al mundo del pensamiento y de la polémica, aunque haya quien pueda discrepar de sus planteamientos.

Juan de Dios Ramírez-Heredia
Presidente de Unión Romaní

Leer más: https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/pastora-filigrana-cambio-modelo-coronavirus-eleccion-necesidad