La futura Ley de Educación incluirá la historia del pueblo gitano en el currículo obligatorio

278
La ministra de Educación Isabel Celaá acompañada de izquierda a derecha, de la senadora Carla Santiago, Alejandro Tiana, secretario de Estado de Educación, las diputadas Beatriz Carrillo y Sara Giménez y el diputado Juan José Cortés. / EFE

La ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, ha anunciado este jueves que la futura ley educativa desarrollará un currículo escolar que incluirá la historia del pueblo gitano como contenido obligatorio para superar así los estereotipos contra esta etnia y lograr la inclusión plena de sus alumnos.

Se trata de una demanda histórica de este colectivo, que ya logró que su antecesor, Íñigo Méndez de Vigo, se comprometiera a satisfacerla y que el Congreso le diera su respaldo unánime en 2017, pero hasta la fecha solo se incluye en las escuelas de Castilla y León.

El Consejo Estatal del Pueblo Gitano se congratula de esta disposición tal como lo manifiesta la vicepresidenta segunda de dicho Consejo en el comunicado que ha difundido:

“En el día de hoy la ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que la historia del pueblo gitano formará parte del currículo obligatorio en nuestro sistema educativo.

Se trata sin duda de una gran noticia que ha sido fruto del trabajo y del esfuerzo de este Consejo Estatal del Pueblo Gitano, que ha tenido y tiene por bandera, como primer paso para luchar contra el antigitanismo, la defensa del conocimiento de nuestra cultura e historia en las aulas de nuestros centros educativos.”

Un éxito que el pueblo gitano celebra tal como ha manifestado el presidente de Unión Romaní en carta dirigida a todos los miembros del Consejo:

“Magnífica noticia que vamos a difundir ampliamente en todos los estamentos oficiales y privados. Sin duda alguna este es un gran logro. Ahora no debemos perder el ritmo con el fin de asegurarnos:

Primero: que todas las autoridades académicas, especialmente de las autonomías, cumplan en esta disposición.

Segundo: que un grupo de expertos (tres o cinco personas) con los conocimientos y el rigor intelectual imprescindible, supervisen los textos que se vayan a incluir en los libros de texto.

Tercero: No perder de vista que somos un pueblo de fronteras transnacionales y que lo que queremos que nuestros niños estudien aquí, en España, no sea rechazado, o cause malestar, a nuestros hermanos del resto de Europa.

Cuarto: Sería de justicia reclamar la participación de la asociación “Enseñantes con Gitanos”. Por derecho propio ellos se han ganado estar a la cabeza del grupo impulsor de esta medida”