Movimiento contra la Intolerancia reclama un Pacto de Estado y una ley específica contra la xenofobia

Movimiento contra la Intolerancia reclama a los partidos que suscriban un Pacto de Estado contra la xenofobia y la intolerancia, así como una ley específica en esta materia, y una estrategia de intervención.

144
Esteban Ibarra fundó Movimiento contra la Intolerancia en 1992, a raíz de los "crímenes racistas" en aquella época, como el de Lucrecia Pérez. / Confilegal

A través de un comunicado, recogido por Europa Press, la organización Movimiento contra la Intolerancia señala que, para lograr un acuerdo político efectivo es “prioritario” tener instrumentos eficaces para defender a la sociedad de este problema. De ahí que abogue por redactar un texto legislativo “contra la Xenofobia, el Racismo y la Intolerancia” que incluya una Estrategia de intervención Integral. Esta asociación de derechos humanos, que preside Esteban Ibarra, hace este llamamiento a los partidos políticos en “un contexto económico significado por una grave crisis internacional y una presumible recesión económica en España”.

“El combate contra el avance de mundialización de la intolerancia y la normalización del odio identitario que gravemente se observa ya en Europa, exige en España un Pacto de Estado contra la xenofobia y la intolerancia asociada, por lo que reclamamos a los partidos políticos que concurren a las elecciones una Ley Orgánica contra la xenofobia, el racismo y la intolerancia”, explica Ibarra.

“Esta Ley debe ser el epicentro del Pacto de Estado y sería complementaria con una Ley General para la Igualdad de Trato y una Ley Integral contra los Delitos de Odio que aún no han sido aprobadas y que también tendrá que asumir el Parlamento”, apunta la organización. A su juicio, estas son leyes con cometidos distintos, bien para asegurar las sanciones administrativas que correspondan por desigualdad de trato o bien para asegurar los instrumentos punitivos penales frente a los delitos de odio.

Movimiento contra la Intolerancia también propone, entre otros instrumentos, la creación de un Centro de Documentación y Memoria de la lucha contra la xenofobia, el racismo y la intolerancia.