Quince personas completaron el curso de personal de control de acceso organizado por Unión Romaní en Sevilla

La entidad estudia poner en marcha una nueva formación de estas características ante la enorme demanda registrada

570
Los asistentes, a la que será probablemente, la primera edición de este curso / U.R.

La primera de las acciones formativas impulsadas por Unión Romaní dentro de su programa de empleo ‘Kerelo Butí’ concluyó el pasado mes de febrero con éxito. Los quince seleccionados, cupo máximo establecido para un aprendizaje óptimo, completaron y superaron el curso de ‘Personal de control de acceso y atención al cliente’, organizado por la entidad en Camas, Sevilla, que los capacita para ejercer funciones de control de acceso en centros comerciales, eventos, ferias, obras, edificios, parkings, etc. Se trata de una acción destinada a mejorar la empleabilidad de personas desempleadas que estén en situación de riesgo o exclusión social y que tengan estudios primarios, de ESO o Bachillerato.

La misma se ha desarrollado en colaboración con Acción Laboral, asociación que trabaja en pro de la inserción en el mercado de trabajo de grupos con especiales dificultades. El contenido del curso se estableció tras constatarse, en una evaluación previa, la demanda de este tipo de trabajadores por parte de las empresas del sector y las exigencias formativas requeridas. El elevado número de peticiones recibidas obligó a la entidad a dejar fuera a varias personas y ahora se estudia la posibilidad de llevar a cabo una segunda formación para incluir a nuevos destinatarios que cumplan con el perfil.

En los próximos días dará comienzo otro curso gratuito impulsado también por Unión Romaní en la capital hispalense, en este caso de ‘Caja y reposición en supermercados’, que incluye además posibilidad de prácticas profesionales en distintos comercios de Sevilla y provincia. El proyecto ‘Kerelo Butí’ se desarrolla actualmente en las ciudades andaluzas de Sevilla, Dos Hermanas, Huelva y Jerez de la Frontera y cuenta con la financiación de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, con cargo a la asignación tributaria del 0,7% del impuesto sobre la renta de las personas físicas.

Entre las actividades que se están llevando a cabo, destacan también varias acciones de intermediación con empresas que buscan personal, talleres de habilidades y herramientas digitales para el empleo, asesoramiento y orientación laboral, e información sobre inscripción en ofertas, entre otras.

En definitiva, el programa busca favorecer la inserción sociolaboral, así como el incremento del éxito y el nivel formativo de personas con un bajo nivel educativo y una limitada cualificación profesional, víctimas del paro y la precariedad. Ello a través del desarrollo de sus competencias profesionales y el aumento de su nivel de empleabilidad, por un lado, y mediante las relaciones con empresas de la zona para promover la contratación y la responsabilidad social de las mismas, por otro.