El milagro de la recuperación de una lengua

248
Violant Cervera Gòdia

El día 5 de noviembre se celebra en todo el mundo el DIA INTERNACIONAL DE LA LENGUA GITANA. Este acuerdo se tomó en Zagreb en una reunión propiciada por la Unión Romani Internacional. La conferencia donde se tomó el acuerdo se celebró entre los días tres al cinco de noviembre de 2009 y en ella participaron lingüistas, maestros y, sobre todo, líderes gitanos provenientes de 19 países europeos.

La intención de los convocantes era que la lengua gitana fuera reconocida como una lengua europea entre las restantes lenguas del continente. Tal como señala la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, el rromanó debería ser aceptado tanto por las administraciones de los Estados como por las restantes instituciones nacionales.

El rromanó es lengua oficial en Kosovo y goza de un estatus de reconocimiento oficial en países europeos como Bulgaria, Croacia, Hungría, Rumania, Suecia, Suiza y Finlandia. Y, sin duda alguna, gracias al constante esfuerzo de muchos líderes gitanos e intelectuales defensores de la cultura gitana, el rromanó ha sido incluido en los planes de estudio de varios países europeos.

Este mismo año, los departamentos de Cultura y de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat han publicado un “Vocabulari en Imatges català-romaní” del que los representantes del pueblo gitano en Cataluña han hecho los mejores elogios. La Dirección General de Acción Cívica y Comunitaria, en el marco del Plan Integral del Pueblo Gitano en Cataluña, también ofrece cursos de romanó en el Prat del Llobregat, L’Hospitalet de Llobregat y Barcelona, además de otras herramientas para el aprendizaje del romanó y el catalán.

La lengua gitana en Cataluña

Los gitanos llegaron a la península ibérica al principio del siglo XV y desde entonces hasta hoy el intercambio de palabras se ha producido con normalidad. Así se ha puesto de manifiesto con el “Vocabulari” al que nos acabamos de referir donde se quiere facilitar el aprendizaje de la lengua catalana a las personas de habla romaní y fomentar el conocimiento básico del romanó teniendo como punto de partida el catalán, y promover el reconocimiento y el respeto de la cultura gitana como parte de la cultura catalana.

Los diferentes gobiernos de Cataluña siempre han manifestado una especial preocupación por lograr que en los colegios ubicados en lugares donde la presencia gitana fuera evidente se dispusiera de los recursos necesarios para la enseñanza de la lengua gitana. Así, hace ya 20 años, en noviembre de 2001 el Parlament de Cataluña aprobó un Decreto por el que se reconocía la cultura y los valores de esta comunidad, siendo su lengua una de sus principales señas de identidad. Y para facilitar esta tarea distribuyó una “Maleta Pedagógica” que contenía, entre otras cosas, un DVD Maj Khetané y un Manual de Inicio al Romanó.

Unidos en la represión y en la esperanza

Los gitanos catalanes han sido víctimas, como el resto de los ciudadanos del país, de una doble represión: por una parte, han sufrido las consecuencias de las pragmáticas reales que buscaban la aniquilación de este pueblo con penas durísimas encomendadas a la Santa Inquisición y por otra, borrar de una vez la riqueza cultural que suponía para ellos tener una lengua propia. En consecuencia, el romanó estuvo prohibido durante siglos.

Hay un hecho curioso que se produce en el sur de Francia, especialmente en la circunscripción de Perpiñán donde hay una importante población de gitanos catalanes que hablan con naturalidad en catalán pero que igualmente tienen un alto conocimiento del romanés. Pues, cuando la población autóctona del lugar se refiere a la forma de hablar tanto de los gitanos allí residentes como la de los catalanes de origen dicen, sin hacer distinciones que todos “hablan en gitano”.

Curiosamente, el hecho de que los gitanos vivieran en un territorio que tenía dos idiomas prohibidos hizo que los mezclaran en su manera diaria de hablar dando origen una de las formas más cercanas al rromanó universal: el caló catalán.

Los principales líderes gitanos españoles nunca han dudado en afirmar que Cataluña ha sido siempre la tierra más avanzada en la lucha por lograr el reconocimiento del pueblo Gitano en sus esfuerzos por lograr el disfrute de sus derechos constitucionales. Y yo afirmo que quiere seguir siéndolo también en lo que concierne a su idioma. El caló o rromanó es una de las len­guas más antiguas de las que se tiene conocimiento. Pro­cede directamente del sánscrito, aunque a lo largo de los siglos ha incorporado a su estructura infinidad de voca­blos y normas gramaticales de otros idiomas proceden­tes, por lo general, de los hablados en aquellos países por los que los gitanos atravesaban desde su salida de la In­dia hace mil años.

En Cataluña nos unimos a la celebración, en todo el mundo, del día 5 de noviembre como jornada internacional de la lengua rromaní para reivindicar el reconocimiento de la lengua del Pueblo Gitano. El derecho a preservar el idioma de los pueblos es una preocupación manifestada por las grandes organizaciones supranacionales. Nosotros no dudamos en afirmar, con la mayoría de los estudiosos de Ciencias de la Comunicación, que “El lenguaje es necesario para la sobrevivencia de los pueblos, es un factor de identidad étnica y conciencia histórica, y de ahí la importancia de su preservación.