También los gitanos y las gitanas tenemos algo que decir en el mundo de la ciencia

1392

Fernando Macías Aranda, gitano, ha intervenido en la comisión que elabora la LEY DE LA CIENCIA en el Parlamento de Cataluña

Fernando Macías Aranda, vinculado a la universidad de Barcelona, es un investigador gitano del Centro de Estudios Gitanos (CEG). Siendo muy joven, en 2016 realizó una estancia internacional de investigación como visiting scholar en la Universidad de Wisconsin-Madison.

El pasado mes de diciembre, Fernando Macías, pronunció una conferencia en la Universidad de Oviedo sobre las “Comunidades de aprendizaje: el éxito educativo que transforma la escuela y la ciudadanía”.

Como investigador su opinión adquiere especial relevancia, sobre todo porque rompe moldes al adentrarse en un campo que afecta por igual a los “gadchés” y a los gitanos. Los expertos están de acuerdo al afirmar que “La financiación, las infraestructuras, la organización, la transferencia de tecnología y la retención del talento son problemas endémicos de la ciencia. La futura ley de la ciencia catalana y la reforma de la ley española suponen una oportunidad para actualizar el modelo y adecuarlo al siglo XXI”.

Pues bien, la voz de un gitano, la de Fernando Macías, se ha oído en el Parlament para opinar y proponer medidas que hagan más eficaz lo que la Ley de la Ciencia pretende. A la salida del Parlamento, Fernando declaró: “

“Hoy he tenido la enorme oportunidad y privilegio de comparecer en el Parlamento, en la comisión de la Ley de la Ciencia de Cataluña. He podido defender la necesidad de basar la ley de la ciencia en evidencias científicas con impacto social, es decir, investigaciones que transforman, de verdad, la vida de las personas, contando con la voz de toda la sociedad, especialmente la de los grupos tradicionalmente excluidos de la investigación científica, como el Pueblo Gitano”.

Cada día son más los gitanos, y sobre todo las gitanas, que dan el salto al mundo de los conocimientos dejando bien alta la bandera de su gitaneidad.