Inicio Blog Página 110

La FAGA organiza la Jornada de Responsabilidad Social y Comunidad Gitana

Cartel de la jornada / FAGA

La Federación de Asociaciones Gitanas de la Comunidad Valenciana (FAGA) organiza en colaboración con la Consellería de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación la Jornada de Responsabilidad Social y Comunidad Gitana cuyo objetivo fundamental es proporcionar a la juventud gitana herramientas y conocimientos sobre la nueva regulación de la Responsabilidad Social Corporativa que les permita un mayor empoderamiento.

La Responsabilidad Social Corporativa o Empresarial (RSC) se define como la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas y con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor añadido. En este sentido la RSC constituye una herramienta para potenciar la mejora laboral y la inserción social de la población gitana.

Entre los ponentes en esta jornada contaremos con Don Josep Ochoa, director General de Responsabilidad Social y Fomento del Autogobierno, Don Pedro Aguilera, politólogo experto en la aplicación de la RSC para el empoderamiento de la población gitana y Doña Araceli Cañadas, profesora de la asignatura ‘Gitanos de España. Historia y cultura’ de la Universidad de Alicante que realizará un análisis histórico de las políticas de inclusión dirigidas a la población gitana.

La entrada al evento es libre.

Gina Ranjicic, valiente madre de la poesía gitana en romanó

En la segunda edición de “De la vida interior de los gitanos” se incluyó esta imagen de una bella y desconocida gitana
Nicolás Jiménez

No sabemos ni dónde ni cuándo nació la Tía Gina Ranjicic aunque se suele dar la fecha de 1830 como su posible nacimiento. Sí sabemos que faltó el 17 de mayo de 1891 en Biskupec (Eslavonia, actual Croacia) y si en este mundo nuestro hubiera lache o vergüenza el 17 de mayo debería ser la fiesta de la poesía gitana en romanó puesto que la Tía Gina es la más antigua poetisa gitana de quien tenemos memoria.

La Tía Gina fue una de las gitanas más valiente, más inquieta, más veleidosa y atrevida que haya existido. Creemos sinceramente que si no hubiera sido gitana Gina Ranjicic sería hoy una celebridad europea, admirada y considerada por su talla literaria y por su espíritu libre y aventurero. Creemos que su olvido es una forma más de antigitanismo y, en este caso, de gitanofobia de género.

Casi todo lo que sabemos sobre ella lo dejó escrito Heinrich von Wlislocki, el primer gachó que se dedicó casi en exclusiva al campo de los Estudios Gitanos, en su Aus dem inneren Leben der Zigeuner (De la Vida Interior de los Gitanos).

De Wlislocki hablaremos otro día, hoy toca hablar de la Tía Gina.

Cuenta Wlislocki que conoció a la Tía Gina en 1890 gracias a la información que le proporcionó el Dr. Jakobcic, funcionario consular de Serbia, que le contó que había conocido a una gitana que había escrito 250 poemas en romanó y que ésta se encontraba en el pueblecito de Essek. Allí que se fueron los dos. Y la anciana Tía Gina les contó su vida, una azarosa vida, repleta de aventuras y peripecias.

Les contó que había nacido en una familia de gitanos errantes.

Portada de Aus dem inneren Leben der Zigeuner (De la Vida Interior de los Gitanos)

Les narró que a los 12 años conoció en Belgrado a Joachim Dalenes, un rico comerciante armenio, quien la aporijó (la acogió como a una hija) y se la llevó a Constantinopla donde durante tres años tuvo como preceptor al alemán Karl Berik con quien aprendió a leer y a escribir y, según la Tía Gina, “todo lo que pude”.

Les explicó que el hermano menor de Joachim, Gabriel, la desposó; que Gabriel era tres veces mayor que ella pero la hizo feliz y junto a él vivió una vida de lujo y que fue entonces cuando empezó a escribir poemas en turco, en armenio y en romanó.

Según les contó la Tía Gina al Dr. Jakobcic y al gitanólogo Wlislocki, en esa época escribió dos libros voluminosos que abandonó cuando se escapó con su amante albanés.

Le relató que estando casada con Gabriel conoció a un joven y apuesto albanés, Gregor Korachon, que la sedujo y que se escaparon. Con aquel albanés al que en sus poemas llama Kipetaro vivió innumerables aventuras ya que se dedicaba al robo y al contrabando.

Les contó que viajó a Italia y que en Siracusa conoció a Jakob Hornstein, un millonario judío de origen rumano, que cayó rendido a sus pies. Jakob era un hombre culto que poseía una gran biblioteca que la Tía Gina devoró. Adquirió así tal dominio de la lengua alemana que Jakob le pidió que tradujera al romanó el poema que más le gustaba del poeta alemán August von Platen-Hallermünde que, precisamente, estaba enterrado en Siracusa. Además, con Jakob viajó por toda Sicilia, donde residía, y por Alemania, Francia, Inglaterra… En uno de sus viajes por el norte de África conoció a Peter Kandalidis, un joven y guapo gitano de origen griego. La Tía Gina convenció a Jakob de que se llevasen con ellos a Peter como criado. Después de cinco felices años de matrimonio con Jakob éste enfermó y en su enfermedad creyó que la Tía Gina le era infiel con Peter y lo despidió. Durante su enfermedad se trasladaron a Constantinopla y allí la familia de Jakob tomó las riendas de su vida y poco a poco le hicieron apartarse de su marido. No obstante permaneció junto a él hasta el día de su muerte, el 23 de marzo de 1866. Entonces fue acusada por la familia de Jakob de haberlo envenenado. Esta acusación la llevó a la cárcel donde tuvo que permanecer tres largos meses hasta que la autopsia demostró que nada había tenido que ver con la muerte de su apreciado Jakob. Heredó una fortuna de ¡¡¡10000 ducados austriacos!!! Pero se encontraba sola en Constantinopla a pesar de ser entonces una de las damas más deseadas. Así pues, decidió regresar a Serbia con su gente y gastar con ellos la herencia recibida.

También añadió que después viajó a París donde durante dos años malgastó su fortuna.

Y que los últimos 20 años los había pasado entre su gente compartiendo la pobreza.

Cuenta también Wlislocki que el Dr. Jakobcic adquirió los manuscritos de nuestra poetisa por 200 florines austriacos.

Wlislocki incluyó 25 poemas de Gina Ranjicic en el capítulo que le dedicó. Lamentablemente, la obra de Wlislocki permanece inédita en español y la obra de la Tía Gina sigue ignorada a pesar de que ya en 1904 la madrileña revista “La lectura” reseñaba un artículo sobre su vida y ventura.

Hay autores que han pretendido que Gina no existió, que fue una invención del gitanólogo Wlislocki. No lo creo. Es verdad que otros gitanólogos inventaron personajes gitanos con quienes simularon haber vivido una y mil aventuras para reivindicar su cercanía a lo gitano, su condición de Romany Rye, de caballero gitano, como a la mayoría de los gitanólogos les gustaba ser llamado. No parece ser el caso de Wlislocki ya que no utilizó la figura de Gina para demostrar su conocimiento de los asuntos gitanos. Lo que sí parece que hizo es inventarse las traducciones de los poemas que adornó de influencias alemanas. Por fortuna, Wlislocki fue tan honrado que incluyó las versiones originales en romanó y así podemos disfrutar de una pequeña parte de la obra de la Tía Gina.

Sería maravilloso poder dedicarle tiempo a investigar y tratar de rescatar del olvido la obra completa de la Tía Gina. Es posible que el tiempo y las vicisitudes la hayan destruido pero también es posible que espere agazapada en los estantes de un olvidado archivo.

El origen gitano de la Feria de Sevilla

Primera feria, año 1847
Ramón Vázquez Salazar

La historia de Sevilla me apasiona. Uno de los emblemas de la ciudad, que es la llamada Feria de Sevilla, tuvo su origen sobre 1846, cuando un catalán y un vasco, los dos afincados en la ciudad, propusieron al ayuntamiento hacer una feria de ganado en la capital andaluza durante tres días del mes de abril.

Una cosa que no sabe casi nadie es que sobre aquella época los gitanos chalaneros (tratantes de ganado) eran la hegemonía del mercado ganadero, muchos eran ricos y estaban muy bien posicionados. Siempre se asocia a los gitanos con la pobreza, pero de aquella época, de 1840 a 1950, los gitanos chalaneros eran una verdadera fuerza económica del país.

Es por ello que la Feria de Sevilla, al principio, estaba llena de gitanos, sobre todo extremeños, pero bueno tampoco podemos darle una ubicación clara a esos gitanos chalaneros, porque se movían de un lugar a otro. Sin ir más lejos, según una investigación particular que hice de mi familia por parte de padre, llegué a encontrar la partida de nacimiento de una hermana de mi abuelo, y resulta que ella, como mi abuelo, nacieron en Extremadura, pero su padre en Salamanca, y su abuelo en un pueblo de Córdoba. Por eso digo que es difícil ubicar la procedencia de estos gitanos, ya que se movían constantemente y cambiaban de lugar según su negocio.

Pero no solo había gitanos chalaneros, también estaban propiamente los gitanos de la ciudad, los sevillanos, y sobre todo los trianeros que era donde más gitanos se concentraban, en la vieja y mítica Triana, barrio de los gitanos en aquella época.

Toda esta gitanería es lo que daba duende a la feria. Primero todo consistía en un mero mercado ganadero, pero los gitanos (que iban con toda su familia) cuando los tratos le iban bien, lo celebraban, imaginaros que juergas de gitanos de aquellos entonces. Y España, una gran parte de España, estaba enamorada de la gitanería, sobre todo en Andalucía, y en especial esa parte tan fundamental para aquella época que era la tauromaquia. Los toreros estaban completamente identificados y admirados de la cultura gitana, para ellos el kaló (lengua gitana) era primordial, tenía mucha más importancia que cualquier otro idioma, estaban enamorados de la gitanería.

La feria de ganado en Sevilla fue un tremendo éxito desde el principio, el mercado funcionó maravillosamente, es por ello que surgían las celebraciones, las juergas gitanas. Por aquel entonces uno de los estilos musicales que estaban de moda eran las seguidillas manchegas, que gracias a lo flamenco, a lo gitano, se convirtieron en sevillanas. Podéis hacer la prueba si queréis, coged un audio de una seguidilla manchega y luego coged un audio de unas sevillanas, comprobaréis que tienen un mismo origen, pero que luego en las sevillanas encontramos más flamencura.

Y luego el traje típico de las mujeres que le da esa estética tanto a la feria de Sevilla como demás fiestas de Andalucía, llamado traje de gitana o de flamenca (que viene a ser lo mismo) era la forma de vestir que tenían las gitanas de aquellos tiempos.

La Feria de Sevilla es un símbolo de la gitanería, de lo gitano. Es un pedazo viviente de la cultura gitana, del Romipen, de su deambular por la península, de esta parte de su vieja historia que es su estancia en esta parte del mundo.

Podemos imaginarnos aquella Feria Sevilla, en el Prado de San Sebastian que era las afueras de la ciudad, y que hoy es el centro. Aquella época sin contaminación, sin altavoces haciendo ruido, solo el sonido de las palmas, de las guitarras, de las voces humanas, que juergas serían esas que han dejado huella y que hasta hoy permanece su eco.

Ramón Vázquez Salazar (Ravazsa)

Una exposición en Reus muestra 600 años de historia del Pueblo Gitano

Una exposición en Reus (Tarragona) muestra 600 años de historia del Pueblo Gitano, en el marco del programa de Capital de la Cultura Catalana, informa el consistorio. La muestra ‘600 Años del Pueblo Gitano en Cataluña’ puede verse hasta el final del mes en la biblioteca Pere Anguera de Reus.

Esta propuesta surge de la concejalía de Bienestar Social con la colaboración de la Mesa del Pueblo Gitano de Reus y el apoyo del departamento de Cultura de la Generalitat. El objetivo de la exposición es promocionar la historia y la cultura gitana como parte de la cultura catalana y difundir sus valores y su contribución a la cultura de Cataluña.

La muestra se enmarca en el conjunto de acciones y líneas de trabajo recogidas en el Plan integral del Pueblo Gitano 2017-2020, que persigue el reconocimiento institucional hacia este pueblo.  La exposición es una forma de reconocer las aportaciones que el Pueblo Gitano ha hecho en Cataluña en largo de la historia.

La Mesa del Pueblo Gitano de Reus se creó en el 2013 y hace un trabajo en red basado en análisis, debate, elaboración de propuestas y el seguimiento de actividades y proyectos para la promoción social del Pueblo Gitano en la ciudad.

Comienza la XV Semana de Cultura Gitana

Café Gitano. Volverá a abrir el lunes la Semana Gitana / Arizmendi

La decimoquinta edición de la Semana de Cultura Gitana de Errenteria se pondrá en marcha este lunes día 16 de octubre y se prolongará hasta el próximo viernes día 20.

La citada semana comenzará con un acto que es habitual dentro de la misma, consistente en el obsequio a los viandantes de un café gitano, refrescos, canapés y bocadillos, que se celebrará en la Plaza Xabier Olaskoaga desde las 10 hasta las 13 horas. También el lunes dará comienzo a las 19 en el frontón Agustina Otaola el VII Memorial Montxo Jiménez de Pelota a Mano.

Ayuntamiento y FAGA renuevan su compromiso para reducir el absentismo del alumnado gitano

Ayuntamiento y FAGA renuevan su compromiso para reducir el absentismo del alumnado gitano / Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar

La alcaldesa de San Pedro del Pinatar, Visitación Martínez, y el delegado de la Federación Autonómica de Asociaciones Gitanas (FAGA) en Murcia, Juan García Santiago, han suscrito un convenio de colaboración para el desarrollo del programa de apoyo educativo Edukalo, en colaboración con las concejalías de Educación y Voluntariado.

En virtud de este acuerdo, el plan Edukalo se incluye en las medidas del Plan municipal de Prevención y Control del Absentismo (PAE), a través de talleres socio-educativo de seis horas semanales con un total de 20 niños gitanos y la mediación con centros y familias.

Para el desarrollo de estos talleres, que se desarrollan en el Centro de Ocio y Artes Emergentes, FAGA cuenta con la colaboración del plan de Voluntariado Local. Así, actualmente dos voluntarios colaboran impartiendo diversas materias en esta actividad.

La alcaldesa ha señalado que el objetivo común de esta iniciativa es asegurar la continuidad de los alumnos en sus estudios y prevenir situaciones de absentismo escolar.

En el acto de la firma también han estado presentes el secretario general de FAGA, Juan Fernández Gil, que ha valorado la continuidad del proyecto en San Pedro del Pinatar, y el sociólogo e impulsor de Edukalo Nicolás Giménez, así como las concejalas de Educación, Guadalupe García, y Participación Ciudadana, Fuensanta García.

Integración rumanos gitanos en Zamora recibe premio nacional educación social

Un proyecto de intervención social con familias rumanas de etnia gitana, asentadas en una antigua guardería de Zamora, ha merecido el primer premio de educación social Memorial Toni Juliá, considerado uno de los más prestigiosos reconocimientos a nivel nacional sobre proyectos de educación e integración social.

El premio ha sido concedido al educador social del Ayuntamiento de Zamora Lorenzo Salamanca, responsable del programa de integración desarrollado en 2012 y 2013 con las familias que ocuparon el edificio abandonado de la antigua guardería La Cometa, han informado fuentes municipales.

Ese programa, denominado “Vuela, Vuela la Cometa”, ha recibido el primer premio individual del Concurso de Educación Social Memorial Toni Juliá, que se entregará a principios de 2018 en el marco de los actos oficiales que organiza el Consejo General de Colegios Oficiales de Educadoras y Educadores Social.

El proyecto elaborado por Lorenzo Salamanca fue presentado a través del Colegio de Educadores Sociales de Castilla y León, y se basa en el trabajo educativo y de integración social llevado a cabo con una treintena de familias gitanas, la mayoría rumanas, que se habían asentado en el edificio abandonado de la antigua guardería.

Este proyecto se inscribió dentro de los programas de Educación de Calle en los que trabaja el Ayuntamiento de Zamora desde 2002 y en colaboración con el Centro Menesiano y Cruz Roja. Participaron educadores y voluntarios de las tres entidades junto a otras personas que se vincularon al proyecto de forma voluntaria.

La actuación fue en su momento un ejemplo de colaboración y coordinación entre las distintas entidades sociales, según las mismas fuentes.

XXI Jornadas Culturales Gitanas de Badajoz

Un año más, invitamos a todos los pacenses al programa de actividades organizadas por  la Asociación de Mujeres Gitanas Romís Calís Camelan Nakerar, enmarcadas en el itinerario cultural “Octubre, mes de la Cultura Gitana”, impulsado por la Federación de Asociaciones Gitanas Extremeñas,  desde el reconocimiento de la aportación del Pueblo Gitano al desarrollo social y cultural de Extremadura.

Jueves 19 de octubre
19h – Casas Mudéjares
Acto de Inauguración de las XXI Jornadas Culturales Gitanas de Badajoz y apertura de la Exposición  “Gitanas de Badajoz”, de  Blanca y Francisco J. González
La exposición permanecerá expuesta  hasta el 15 de  Noviembre en las Casas Mudéjares

21.30h – Teatro López de Ayala
Concierto Flamenco: Diego Amador, artista invitado “El Carpeta”
Entradas: butaca de patio 14€ / Anfiteatro 12€

Viernes 20 de octubre
Talleres de Referentes Educativos en los Centros de Educación Secundaria (IES Asunción e IES San Roque)

Lunes 23 y martes 24 de octubre
Ciclo Itinerante de Talleres de Historia y Cultura Gitana en los Centros Educativos de Primaria (CEIP Santo. Angel, CEIP Manuel Pacheco,  CEIP Ntra. Sra. de Fátima y CEIP Manuel Pacheco)

Miércoles 25 de octubre
Encuentro de mujeres participantes en el Ciclo de Talleres de Empoderamiento celebrados en los meses de Junio y Julio, en las Casas Consistoriales, Plaza Alta.

(NoticiasPress)

Hay cosas que los ciudadanos, gitanos o “payos”, no pueden hacer

Juan de Dios Ramírez-Heredia Montoya

No es competencia de los ciudadanos ―gitanos o “payos”― entrar en locales públicos o privados para impedir que otros ciudadanos realicen actos contrarios a lo que establece la ley, y mucho menos lo es que agredan a otras personas, o que rompan o sustraigan objetos que pudieran ser objeto de su animadversión.

El pretendido comportamiento de algunos gitanos, residentes en el barrio de Vilarroja de Gerona, rompiendo una urna donde un grupo de ciudadanos convocados por la Generalitat había organizado un centro de votación, increpando con actitudes violentas a quienes estaban presidiendo la mesa electoral, es algo que no se debe hacer y que la Unión Romaní desautoriza con toda contundencia.

El legítimo uso de la violencia es una prerrogativa que tiene única y exclusivamente el estado. Recordemos que esta teoría sustentada especialmente por Max Weber que definió al Estado como una entidad que ostenta el monopolio de la violencia y los medios de coacción, constituye todavía la definición fundamental que se utiliza en el estudio de la ciencia política en esta parte del mundo. Lo que quiere decir que los ciudadanos, particularmente, individualmente, no podemos ni debemos hacer uso de la violencia para defender nuestras ideas, ni nuestro modelo de sociedad, y ni siquiera la Constitución ni el ordenamiento jurídico que dimana de ella, sin cuya defensa y vigencia es imposible la democracia. Tan solo en legítima defensa los ciudadanos, particularmente, pueden utilizar los medios que estén a su alcance, aunque su uso suponga una violencia extrema. La legítima defensa es una causa eximente de responsabilidad penal cuya naturaleza jurídica es algo que ya nadie discute y que en el mundo del derecho penal se la denomina “causa de justificación”.

Pero este no es el caso del barrio de Vilarroja en Gerona. La mayoría de los residentes en ese barrio, donde no solo residen gitanos, viven en condiciones de exclusión social y la exclusión siempre comporta, debemos reconocerlo, un cierto grado de enfrentamiento con la sociedad mayoritaria circundante que vive en condiciones de mejoras sociales muy superiores a la de los grupos en exclusión. David López es un periodista que se ha adentrado en este barrio que cuenta con más de 1.200 habitantes en el que, según uno de sus entrevistados, Miguel, dice que aunque en el barrio viven muchos gitanos, también “muchos que somos payos, pero nos hemos criado todos juntos y nunca hemos tenido problemas de convivencia”.

El origen del conflicto

Yo no creo que los gitanos de Vilarroja sean anti independentistas como se han apresurado a decir la mayoría de los medios informativos que han visto un filón de originalidad al anunciar que “Los gitanos, que popularmente son la antítesis de la ley y el orden, defendieron a unos guardias civiles”. Fíjense que dicotomía tan envenenada se encierra en ese comentario: “Los gitanos somos la antítesis de la ley y el orden”, es decir, los gitanos que somos malos, perversos, ladrones, criminales, nos aliamos con quienes siempre han sido la imagen de nuestros verdugos a lo largo del tiempo. ¡Cuánta manipulación! Ni los gitanos somos la representación viva de todas las maldades, ni la Guardia Civil necesita de nuestra defensa para justificar su comportamiento en cumplimiento de lo que le ordenan, en este caso, los jueces. Los gitanos de Vilarroja actuaron, eso sí, contra los Mossos de Escuadra porque eran los mossos los que acudieron a la biblioteca a detenerles. Los mossos encarnaban para ellos la imagen represora del poder legal del Estado (no olvidemos que la Generalitat es un órgano del Estado) mientras que la Guardia Civil y la Policía Nacional eran fuerzas igualmente represivas pero que no tenían nada que ver con ellos, porque eran cuerpos ausentes desde hace muchos años en el territorio de Cataluña.

Fíjense en el desarrollo de los acontecimientos. El sábado, víspera del polémico uno de octubre, un grupo de ciudadanos que no eran vecinos ni residentes del barrio, acudieron a Vilarroja para preparar o participar en la votación del día siguiente. Raúl, uno de integrantes del grupo que ocasionó el incidente de la biblioteca, se lo cuenta así a David López Frias: “Había mucha gente la madrugada del sábado en la calle, haciendo los preparativos, hablando y molestando. Les llamé la atención desde un balcón, pero se rieron de mí. Esa gente no es de aquí, no los conocemos, pero vienen de otros sitios a votar aquí, como si fuese su barrio. Y encima molestan”.

A las nueve de la mañana del domingo uno de octubre, sigue refiriendo el periodista, Raúl salió a la calle y recibió, según asegura, “provocaciones por parte de esa misma gente. Me aplaudían y se metían conmigo. En mi propio barrio. Pegué una voz y empezó a bajar gente a defenderme”. Fue cuando se caldearon los ánimos. En torno a las once y media de la mañana, un grupo de 15 jóvenes del barrio decidieron boicotear el referéndum. Entraron en el colegio, se llevaron las urnas y las tiraron por encima de la valla. Pero, mire usted por donde, unos Mossos de Escuadra que por allí andaban se acercaron al lugar para detener a los autores del altercado en el momento en que aparecieron algunos miembros de la Benemérita y lo impidieron. Supongo que los gitanos del barrio de Vilarroja todavía deben estar pellizcándose para convencerse de que no estaban sumergidos en un idílico ensueño.

Todo lo que sucedió el domingo uno de octubre fue un auténtico desastre

No me corresponde a mí, como presidente de la Unión Romani, hacer una valoración crítica de las motivaciones que han empujado a unos y a otros a actuar de una determinada forma. Allá cada uno con su conciencia y con sus convicciones. Sí puedo y debo manifestarme como ciudadano español, europeo y gitano en algunos aspectos inherentes a mi condición de demócrata y a mis sentimientos socialistas que han inspirado mi actuación política desde que tuve el inmenso honor de estampar mi firma como Diputado por Barcelona en la Constitución española.

Como español, nacido en Andalucía, donde viví hasta los 22 años en que me trasladé a esta tierra, quiero decir que Cataluña es mi patria. Un día hice mía aquella definición de Nietzsche cuando le preguntaron:

― Profesor, ¿Cuál es su patria?

Y el polémico e importantísimo filósofo que clausuró el siglo XIX, dijo:

― ¿Mi patria? Mi patria es aquella en la que han nacido mis hijos.

Pues bien, yo tengo seis y todos ellos son catalanes. Uno es independentista. Los otros cinco no. Ser español, condición de la que me enorgullezco, incorpora mi amor por Cataluña y el vínculo consustancial, en palabras de don Miguel de Unamuno, que me une con Andalucía, la tierra que me vio nacer y a una de cuyas provincias, Almería, he representado durante ocho años en el Congreso de los Diputados.

Soy europeo porque estoy enamorado de ella. Del viejo continente del que mi amigo gitano, director de orquesta, Paco Suárez, dice que en Europa se inventó el canto polifónico y la orquesta sinfónica. Me subyuga Europa porque en ella nace la civilización que honra a la mujer y la de los caballeros que dan la vida por defenderla. Soy europeo porque Europa es la patria de la libertad, de la civilización griega, del derecho romano y de su Foro y porque solo en Europa se pudo escribir la gran Carta Inglesa de 1215. Estoy orgulloso y agradecido por haber nacido en un continente que tiene un inmenso patrimonio mitológico y literario. Europeos, como yo, fueron Homero, Virgilio, Platón, Cervantes, Shakespeare, Gutenberg, Alejandro Magno, Carlomagno, Nicolás Maquiavelo, Voltaire, Miguel Ángel, Cristóbal Colón, Beethoven y los ocho premios nobeles españoles, seis de literatura y dos de medicina, así como Carmen Amaya encarnación del genio gitano en el arte sublime del baile, y don Antonio Mairena que te rompe las entretelas del alma cuando canta por “toná” la tragedia de “los gitanitos del Puerto” a los que el maldito Marqués de la Ensenada envió a una muerte segura tras la Gran Redada de 1749.

soy gitano, y por serlo, con perdón, me considero más europeo que ningún “gachó” (payo). Al menos así se lo oí decir personalmente en una sesión solemne del Consejo de Europa en Estrasburgo a Günter Grass, premio Nobel de literatura: “¡Los gitanos son los verdaderos europeos! Tenemos mucho que aprender de los gitanos, son el alma de Europa”.

Nadie se puede saltar las reglas de la democracia sin pagar por ello un alto precio

Lo decíamos al principio de este comentario. Los gitanos que entraron en aquel colegio electoral no debían haberlo hecho y mucho menos comportarse como lo hicieron. Ellos no eran agentes de la autoridad que son los únicos que, cumpliendo con mandatos específicos de quienes tienen la facultad de dictarlos, ―los jueces― podían hacerlo. De la misma forma que desde la Unión Romaní actuamos con contundencia, utilizando todos los recursos de que disponemos, para que la justicia condene como corresponde a los “gachés” que se introducen en nuestras casas para asustarnos, golpearnos y amenazarnos, solo por ser gitanos. La ley debe ser igual para todos, aunque en estos momentos, decirlo más bien parece un sarcasmo que una verdad democrática. Y así nos va, por el descaro de unos, la cobardía de otros, y la incompetencia de casi todos incapaces de prever el desastre que se nos echa encima.

Pero, claro, ¿de qué nos sirve lamentarnos si estos “payos”, como demuestra la historia, no tienen remedio?

Juan de Dios Ramírez Heredia
Abogado y periodista
Presidente de Unión Romaní

El Congreso pide por unanimidad que los currículos escolares enseñen historia gitana

El Congreso de los Diputados / Onda Cero

La Comisión de Educación del Congreso aprobó este martes por unanimidad una proposición no de ley para que los currículos escolares incluyan contenidos concretos sobre la historia del Pueblo Gitano y su contribución a la cultura española.

La cultura gitana influyó en los cuadros de Picasso, en los libros de Federico García Lorca y en las composiciones de Manuel de Falla. En la parte más negativa de la historia, en 1749, el marqués de la Ensenada, ordenó con el plácet del Consejo de Ministros encarcelar a todos los gitanos que vivían en España. Son episodios de luces y sombras que están fuera de casi todos los currículos escolares españoles hasta hoy. Los grupos políticos del Congreso de los Diputados, por unanimidad, han aprobado este martes incluir la historia del Pueblo Gitano en esos currículos “para que se vayan rompiendo barreras y el conocimiento mutuo mejore las posibilidades reales de inclusión y para que los niños gitanos se vean reconocidos”, ha explicado la diputada Silvia Valmaña, del PP, ponente de la propuesta.

Según la diputada Valmaña, este texto pretende que el conjunto del alumnado conozca la realidad del Pueblo Gitano, “para que el conocimiento mutuo mejore las posibilidades reales de inclusión y para que los niños gitanos se vean reconocidos” en los libros que estudian.

José Eugenio Abajo es un docente de Aranda de Duero con más de 30 años de experiencia en aulas con gitanos que en su momento consideró que el pacto cerrado en Castilla y León era como “gastar la pólvora en salvas”. Abajo señala que “el gran riesgo es que se considere que la única medida a tomar en la escuela del Pueblo Gitano sea incluirlo en los libros de texto, cuando existe una desigualdad bestial de oportunidades”. Este maestro recuerda además que algunas medidas que podrían ayudar a mejorar las tasas de abandono y fracaso, “como esforzarse en implantar la educación infantil desde los dos años o reforzar que estudien por la tarde en los centros”, se han visto afectadas por los recortes. No obstante, este profesor considera que la medida aprobada en el Congreso tiene “beneficios claros”, como “el acto de justicia histórica y de reparación” que supone incluir la historia gitana en los manuales o la ayuda para “evitar los estereotipos”. “Puede ser una llamada de atención para recordar que los gitanos forman parte de nuestra infancia y juventud”, apunta.

(De los periódicos)

Últimas noticias

5,536FansMe gusta
4,838SeguidoresSeguir
1,080SuscriptoresSuscribirte