¿Por qué incluir la historia y la cultura del Pueblo Gitano en los centros educativos?

382
Foto: Samuel Sánchez
José Eugenio Abajo

Una realidad que debe interpelarnos

Con la democracia se han logrado avances notables en la formación académica del Pueblo Gitano (escolaridad plena de la infancia, aumento de los años de permanencia escolar y erradicación del analfabetismo entre las generaciones jóvenes). Sin embargo, la participación del Pueblo Gitano en el sistema escolar no es plena, como demuestran estos hechos:

1) Entre el alumnado gitano persisten unas altísimas tasas de fracaso escolar y sigue siendo muy escasa su presencia en educación secundaria postobligatoria y en la universidad. Así, en la provincia de Burgos hay un total de 8 titulados universitarios gitanos (no llega al 2 % de los gitanos burgaleses entre 24 y 64 años, lo cual contrasta con la tasa del 39,7 % en el conjunto de la sociedad para esa misma franja de edad).

2) En la mayor parte de nuestras ciudades existen centros guetizados (en los que solo hay alumnado gitano o gitano y de origen inmigrante).

3) Una parte sustancial del alumnado gitano se ve sometida a segregación intra-centro, por la vía de la repetición de curso o la ubicación en “grupos de apoyo” o de “educación compensatoria”, etc., fuera de las aulas ordinarias.

4) Hasta ahora en el currículum escolar no se ha contemplado ni la historia ni la cultura del Pueblo Gitano. Así, en la asignatura de Historia del Mundo Contemporáneo (de Bachillerato) al referirse a la II Guerra Mundial se incluye en el currículo: “El Antisemitismo: el Holocausto” (es decir, está presente el Holocausto judío… pero no el Holocausto gitano). Pedro Prior comenta que en los cinco años de la carrera de Geografía e Historia no se dedicaba ni un solo minuto a hacer referencia a la historia del Pueblo Gitano.

Existe una estrecha relación entre esos cuatro rasgos señalados: todos ellos denotan un sesgo de antigitanismo, de bajas expectativas sobre el Pueblo Gitano en general (que retroalimenta la marginación) y sobre su infancia (que implica una profecía negativa). “La segregación escolar viola los derechos de la infancia y debiera avergonzarnos a todos” (Carmen Santiago). El gueto conlleva ausencia de convivencia entre la infancia gitana y no gitana, además de carencia de referentes de continuidad escolar. “La repetición y la segregación no solo son ineficaces para ayudar al alumnado con bajo rendimiento a superar sus dificultades en la escuela, sino que contribuyen a reforzar las desigualdades socioeconómicas” (Informe de la OCDE, 2014), pues “el alumnado de origen social desfavorecido repite cinco veces más” (Informe Pisa de 2019).

Considero que se precisa un descentramiento,no poner el foco en las supuestas dificultades del alumnado gitano.Si queremos avanzar hacia una educación inclusiva, es inexcusable que las familias no gitanas y el profesorado nos cuestionemos nuestra mirada: revisar nuestras expectativas sobre el alumnado gitano y, en consecuencia, que todas las decisiones que se tomen y los proyectos que se realicen sean incluyentes (sin agrupamientos ni apoyos segregadores), cooperativos, esperanzados y basándonos en “las actuaciones educativas de éxito” (las prácticas pedagógicas que se han evidenciado eficaces). Y que educamos a todo nuestro alumnado en el sentido crítico frente al antigitanismo y en una imagen positiva de la cultura gitana.

Materiales para introducir la historia y cultura gitanas en nuestras aulas

La incorporación de la historia y cultura gitana y de la educación antirracista en nuestros centros educativos es algo necesario, por justicia y por rigor epistemológico de los saberes. El fomentar que nuestro alumnado se informe y se forme sobre la historia del Pueblo Gitano y sus aportaciones culturales y se comprometa contra el antigitanismo constituye un inaplazable acto de justicia con el Pueblo Gitano, perotambién una contribución importante a la formación integral de todo el alumnado: una formación que cercene del conjunto de la historia al Pueblo Gitano o que no forme en el sentido crítico frente al racismo (y frente al racismo más extendido en nuestra sociedad, como es el antigitanismo) no puede considerarse una buena educación.

La nueva Ley Educativa incluye en su currículo la historia y cultura del Pueblo Gitano. Y el el Ministerio de Educación y Formación Profesional ha promovido la elaboración de unos “Materiales sobre Historia y Cultura del Pueblo Gitano. Educar frente al antigitanismo”, en sendos dossieres para Educación Primaria y Educación Secundaria, que se pueden descargar en su página web:

https://www.educacionyfp.gob.es/prensa/actualidad/2022/02/20220203-materialespueblogitano.html

Dichos “Materiales” son muy completos, a la vez que claros y funcionales y permiten a cualquier profesor o profesora introducir la perspectiva gitana en las aulas. Están agrupados en torno a cinco grandes bloques temáticos:

  1. La Historia del Pueblo Gitano.
  2. La lengua gitana.
  3. Las aportaciones del Pueblo Gitano a la cultura y las artes (literarias, musicales, plásticas y visuales).
  4. La educación frente al antigitanismo.
  5. Guía de recursos sobre historia y cultura gitana y educación frente al antigitanismo.

¡Ojalá estos materiales no se conviertan en algo que queda “colgado” y olvidado en una página web!

Y ojalá esto sea un paso más, un revulsivo, para potenciar el éxito y la continuidad escolar del alumnado gitano. 

José Eugenio Abajo (Asociación de Enseñantes con Gitanos)