La rabia y el temple de Camarón llegan al cine

1743

Se estrena en el certamen de cine ‘Camarón, flamenco y revolución’, una aproximación delicada y respetuosa del cantaor. La cinta está dirigida por Alexis Morante y cuenta con la voz de Juan Diego como conductor.

«Crecer con Camarón como una estrella más de la música era algo normal en mi casa. Mi padre tenía discos de Camarón y Paco de Lucía entre discos de Pink Floyd, The Doors o Elvis. Aquel día murió Camarón y Algeciras, ciudad de tradición gitana, amanecía con un ambiente nublado, típico del Levante, del Estrecho. Recuerdo que caminé con mi padre por uno de los barrios gitanos periféricos. Allí se sobreponían a la muerte del dios del cante, como si hubiera muerto alguien de su propia familia».

Quien habla es Alexis Morante, que tenía 13 años cuando murió el cantaor y que ha dirigido la película ‘Camarón, flamenco y revolución’, una narración apasionada de la vida del flamenco de San Fernando. La película se ha estrenado en el Festival de cine de Málaga. Alexis Morante vive entre Los Ángeles y Andalucía y ha sido nominado como director a los premios Goya, Grammy latino y ha conseguido más de cien premios en su faceta como director de cine y de publicidad.

El guion es obra de Raúl Santos, que vive en Brooklyn (Nueva York) y que ha sido mencionado por The New York Times como «uno de los directores en ascenso en España». ‘Camarón, flamenco y revolución’ es un documental construido sobre la leyenda con una serie de materiales y entrevistas que los aficionados hemos visto docenas de veces y con todo y con eso… se la recomiendo a todo bicho viviente, a los que tuvimos la oportunidad de conocer a Camarón y a los que nunca se han acercado al flamenco.

La película es un vehículo a la emoción del arte, así que vayan al cine a ver lo que ya conocen, lo que ya han oído, lo que ya saben y les garantizo que van a ser cautivados por el recuerdo, la emoción y la nostalgia. Y da igual que sea un duende viejo el que nos visitó un día… Ese duende regresa y nos deja conmocionados, casi como la primera vez. No hay muchos inéditos, ni muchas novedades. Lo que se cuenta se sabe y casi todo está en la red. Aquí, lo que importa es sentarse en la oscuridad delante de una pantalla muy grande con el mejor equipo de sonido y dejarse llevar por lo que cuenta el narrador Juan Diego. ¡Qué gran acierto! Juan Diego es de los que cuando va al flamenco sale con alma herida, te lo encuentras asolado por la conmoción como un barquito de papel en una borrasca de las de aúpa.