Un 40% de los vascos no alquilaría su vivienda a una persona gitana y un 30% no la contrataría

1002
La consejera Artolazabal se dirige a la presentación del informe de Ikuspegi. IREKIA

Un informe de Ikuspegi constata que en Euskadi «pervive un antigitanismo estructural»

Un 40% de los ciudadanos vascos no alquilarían su vivienda a una persona de etnia gitana y casi un 30% afirma que si tuviera que contratar a alguien, a igualdad de formación y experiencia respecto a otros candidatos, evitaría contratar a una persona gitana, según un informe elaborado por Ikuspegi-Observatorio Vasco de Inmigración.

El estudio Neurtu 2022 constata que la gran mayoría, más de nueve de cada diez personas encuestadas, manifiesta no tener problema en cuanto a relacionarse con personas gitanas en el contexto laboral y educativo, ni con que estas desempeñen un rol superior (de dirección) o igual (compañero de trabajo o estudios).

No obstante, este grado de aceptación de convivencia baja significativamente ante la opción de elegir para sus hijas e hijos un centro escolar en el que estudien muchos menores de etnia gitana, supuesto de relación que intentarían evitar o rechazarían casi cuatro de cada diez personas encuestadas.

Según el informe, más del 40 % de la población de Euskadi ha declarado haber sido testigo de comentarios negativos o rumores sobre alguna persona gitana, mientras que más del 34 % dice haber presenciado burlas, bromas, chistes, imitaciones o similares.

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, ha afirmado que la sociedad vasca «es consciente de la situación de discriminación e insuficiente integración que sufre la población gitana» y que «gracias a esa consciencia, conseguiremos frenar este y otros tipos de discriminación».

Leer más