La población gitana vive un promedio de diez años menos

Así se recoge en el estudio ‘Salud de la Comunidad Gitana’ realizado en la Universidad de Alicante y presentado por las asociaciones Sinando Kalí y Unga

261
Un momento de la presentación del estudio / Viva Jaén

La población gitana vive un promedio de diez años menos que el resto de personas. Así se recoge en el estudio ‘Salud de la Comunidad Gitana’ realizado en la Universidad de Alicante y presentado por las asociaciones de mujeres gitanas Sinando Kalí y Unga, en la delegación de Salud.

El estudio revela que persisten “importantes desigualdades” entre el conjunto de la población en España y la población gitana, entre la que existe “una mayor hospitalización”.

Los problemas de salud mental, de alimentación y enfermedades crónicas son “mayores” entre la población gitana, entre la que han subido los casos de diabetes e hipertensión”, aclaró Diana Gil, responsable del estudio

La percepción de la discriminación por condición étnico-cultural se refleja en la encuesta. “Se sienten discriminados y esto tiene un impacto en la salud”, dijo. La tasa de tabaquismo es más alta entre la población gitana, que goza de una salud auditiva, visual y bucodental “peor” que el resto de personas.

“El reto es avanzar hacia una sociedad más inclusiva e igualitaria y es algo urgente. Con políticas basadas en la evidencia, hay que poner en marcha estrategias que impacten sobre la población gitana”, valoró Gil.