Medios nazis

345
Marcos Santiago Cortés

En Vallecas, la vecindad toma el sitio de las instituciones y en un espontáneo tribunal tribal emplean la coacción colectiva para amargar la vida a toda la familia extensa de un presunto asesino (u homicida). Todos los días hay juicios que reúnen en una sola acción las conductas más detestables y, sin embargo, los familiares de las víctimas acuden a la vista oral con profundo dolor o como máximo gritando al imputado cuando se baja del coche policial. Pero algunas veces, demasiadas ya, la cosa cambia cuando los autores son de etnia gitana.

Es curioso cuanto esfuerzo extra tenemos que realizar los gitanos para que se nos vea como ciudadanos normales y que poquito hace falta para que seamos tachados de sanguinarios tan solo por ser familiares de un criminal; aun cuando el propio código penal exime a todo dios de denunciar a un ser querido. Pero ese mismo código que disculpa de denunciar a los seres queridos es el encargado de combatir a los autores de los crímenes y también procesa a los encubridores.

En Vallecas ha ocurrido un homicidio por uno, pero se quiere obviar el código penal y criminalizar así a toda una familia aun cuando ni siquiera hay encubrimiento porque ya se ha entregado el autor. ¡Qué barbaridad! Pero, aunque lo parezca, este artículo no va contra esa parte del pueblo. A cualquiera se le puede ir la olla cuando le matan a un ser querido. Yo sé que el populacho es así y cuando se harta de las tropelías cometidas por uno o unos pocos, sale a la calle y extiende su venganza salpicando irremediablemente a los inocentes. La masa, cuando se le acaba la paciencia, se vuelve temible. Pero las instituciones públicas no pueden hacerle el juego a la masa descontrolada porque entonces la civilización se hunde. Por eso, a mí, quienes realmente me están decepcionando, no es la gente desbocada sino los medios de comunicación que tanto poder tienen para calmar la situación. Pero están haciendo lo contrario, es decir, azuzando a la masa cuando trasladan a la opinión pública que lo que hace la masa está justificado. Como hacía la propaganda nazi contra todos los judíos.

Miren, los jueces, fiscales y abogados estamos acostumbrados a instruir los crímenes más horrendos y nunca hemos visto a los barrios levantarse contra las familias de los criminales aun cuando siempre las familias de los criminales los arropan. Pero cuando el sospechoso es gitano, algunos medios se frotan las manos porque tienen una vía para justificar su ideología.

Por favor, combatamos el crimen dando legitimidad a las instituciones. Por favor, combatamos el nazismo restando credibilidad a los medios afines a esta repugnante visión de la humanidad. Y todo esto lo digo con profundo respeto y dando mi más sincero pésame a la familia de la víctima.