Ramona Cortés presenta sus libros ‘Lágrimas de una madre gitana’ y ‘Cosas de la vida’ esta tarde en Sevilla

201
Cartel del acto de esta tarde en Sevilla / Cedido

La biblioteca Julia Uceda, ubicada en el Centro Cívico Hogar San Fernando de Sevilla, acogerá en la tarde de hoy 21 de octubre (a partir de las 19:00 horas) la presentación de los libros ‘Lágrimas de una madre gitana’ y ‘Cosas de la vida’, ambos escritos por Ramona Cortés, conocida cariñosamente como ‘Capi’, una mujer de etnia gitana nacida en Mengíbar (Jaén) y que actualmente es miembro de la asociación ‘La Romi Cali’ de dicha localidad.

En su primera obra Ramona narra la dura historia de su vida. A los nueve años tuvo que abandonar la escuela, quedándose sin posibilidades de estudiar, posteriormente se casó a los 16 y dio a luz a cuatro hijos.  Cayó entonces en una fuerte depresión que la llevó a refugiarse en la escritura. A modo de diario, comenzó a plasmar sobre el papel su día a día, sin ni siquiera imaginarse que aquellos párrafos sobre los que volcaba sus sentimientos, sus frustraciones y sus miedos se convertirían años más tarde en un libro por el que muchas personas ya se han interesado. “Le puse ese título porque fue escrito a través de muchas lágrimas, por los momentos malos que me tocó vivir”, afirma la autora.

Tras esta primera incursión en el mundo editorial, que le resultó muy terapéutica, Ramona se atrevió con un segundo libro, ‘Cosas de la vida’, basado también en hechos reales. En él habla “del amor, que para mí es lo más importante, porque el odio no debería existir. De los padres, de los hijos, del dinero que es la raíz de todos los males. De lo bueno que es sentir humildad en vez de orgullo, del respeto a todas las personas que no se debía perder nunca y del dolor de la soledad, aunque se esté rodeado de gente. Del desengaño de las madres que lo han entregado todo por sus hijos y de ellos no reciben nada. De cuando se van al cielo las personas que más quieres, y los que tienes y quieres, esos, están igual que si no estuvieran porque siempre están ausentes”, explica.