Cádiz ha borrado del callejero el nombre del Marqués de la Ensenada

730

El 8 de abril de 2022 la ciudad de Cádiz borró de su callejero el nombre de un Genocida, el Marqués de la Ensenada, artífice de la Prisión General de Gitanos 1749 al Pueblo Gitano. Un acto pequeño para la defensa de la Memoria democrática Gitana, que queda unida a la memoria democrática andaluza y gaditana. Cádiz debe de seguir luchando en la reparación, reconocimiento y emancipación del Pueblo Gitano y tratar de reconciliarse con su pasado. No debemos olvidar que esta calle se llamó Marqués de la Ensenada, pero al renombrarla como calle del Pueblo Gitano uniremos, para siempre, la idea de que el progreso de las naciones no debe descansar nunca en el dolor de aquellos que menos tienen. (Lo dijo Miguel Angel Vargas en el acto de la nueva rotulación de la calle)

¡Viva Cái que es mi tierra!

Sí, amigos y amigas, míos. Y lo digo añadiendo mi grito al de Alejandro Sanz: “Viva Cai, viva el arte… viva la viña y el mentidero, viva la provincia y los astilleros. viva tu corazón. Viva tu compás. Tu caleta, y viva mi madre, la que me parió”. Y yo añado, Alejandro, que ¡Viva también la mía, la madre que me parió en Puerto Real! Una gitana guapísima, que se llamaba Salud y que tenía dos ojos verdes como dos esmeraldas. Poco se podía imaginar aquella gitana adelantada y analfabeta, que se empeñó en que su hijo, yo, fuera a la escuela de la Salle y luego al “Colegio de las Canteras”. Y que luego sería Diputado Constituyente y que su firma figuraría en el texto original de quienes hicimos y votamos la Constitución Española. Y que sería Diputado andaluz que también votó y colaboró en la redacción del Estatuto de Autonomía de Andalucía y que vio colmadas todas sus ambiciones políticas, culturales y gitanas cuando la Universidad de Cádiz, adelantándose a otras que igualmente perseguían lo mismo, le invistió Doctor Honoris Causa. Sí amigos míos, déjenme repetir una vez más que ¡Viva Cái y Puerto Real y Jerez de la Frontera que juntas son la tierra donde nací y me crie!

Demasiadas veces nos damos de narices con el Marqués de la Ensenada

Tal vez la ubicación más sangrante la encontramos en la capital de España. En Madrid lleva el nombre del genocida marqués la calle donde se encuentran las sedes del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial.

Hace unos años, Sandra Heredia Fernández, que es una gitana cordobesa, luchadora experimentada en la defensa de los derechos humanos de todos, actualmente concejal en el ayuntamiento de Sevilla, y que goza de una sólida formación universitaria, dijo que hacer honores al Marqués de la Ensenada sería para reconocerle sus esfuerzos por la potenciación de la industria naval para seguir con la colonización de las américas. Pero que lo que la sociedad española desconocía era que esos barcos se hicieron con las manos de esclavos gitanos condenados por las pragmáticas antigitanas del Marqués.

Lérida, la pionera

Fue en el año 2018 cuando los gitanos de Lérida logran quitar el nombre del Marqués de la Ensenada a la calle que lo llevaba. La Corporación municipal leridana acordó retirar la calle dedicada al Marqués de la Ensenada a petición de la Plataforma 8 de abril de Lleida, que presentó cerca de mil firmas para que el nombre del ideólogo de la Gran Redada contra los gitanos desapareciera del callejero.

Y Cádiz, la ciudad más antigua de occidente, dio la nota

«Es un acto de justicia y es mucho más que eso» afirmó el alcalde José María González Santos ‘Kichi’ en el acto de cambio de rotulación de la calle Marqués de la Ensenada por calle Pueblo Gitano. La fecha elegida para el cambio está llena de simbolismo porque este 8 de abril se celebra el Día del Pueblo Gitano en todo el mundo, pero el escenario del cambio, el nombre eliminado, también tiene una enorme carga sentimental, histórica y política” (Lo dijo el alcalde de Cádiz “Kichi”). Y junto al alcalde, acompañado de buena parte de su equipo de gobierno, estaba la diputada en el Parlamento de Andalucía y portavoz de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, en compañía de Sandra Heredia, edil de Adelante Sevilla del Ayuntamiento de Sevilla y del historiador Miguel Ángel Vargas.