«Debemos tener acceso a una buena educación», reivindican las mujeres gitanas

446
Por la izquierda, Natalia González, Ruth Álvarez, Levi Pérez, María José Capellín y Adela Gabarri. | Ángel González

El acceso a una formación de calidad como la «mejor herramienta» para «desaprender prejuicios y estereotipos interiorizados». Esta fue la principal reivindicación de las ponentes que participaron ayer en las XI Jornadas de Mujer, que en esta edición abordaron el papel fundamental de la educación para las mujeres de cultura gitana. «Tenemos que luchar por la igualdad de oportunidades. Las mujeres gitanas debemos poder acceder a una buena educación y, al mismo tiempo, sentirnos orgullosas de nuestra cultura», reivindicó Adela Gabarri, presidenta de la Asociación Gitana de Gijón, colectivo organizador de la cita.

La profesora Rosario González ahondó en esta idea. «En estos casos, se solapan dos formas de discriminación: ser mujer y pertenecer a la etnia gitana. Es un ejemplo paradigmático de opresiones múltiples», señaló González. También participó en las jornadas María José Capellín, exdirectora de trabajo social de la Universidad Laboral, quien señaló que «la única diferencia entre la lucha por la igualdad entre las mujeres payas y gitanas son los tiempos marcados».

Sobre la mesa se puso durante la sesión de ayer un ejemplo real, el del IES Roces. Una de sus profesoras, Ruth Álvarez, desgranó su iniciativa de crear comunidades de aprendizaje para promover la integración de los jóvenes del centro gracias a la ayuda de personas voluntarias.

Leer más