Mujeres gitanas denuncian racismo en tiendas de Bilbao: “Hemos normalizado que nos persigan y acosen, pero ya basta”

1621
Tamara Clavería y Manuela Vega este lunes en la sede de la Asociación de Mujeres Gitanas de Euskadi (AMUGE) ELDIARIO.ES/EUSKADI

Asociaciones de mujeres gitanas en Bilbao han convocado una manifestación frente a la Diputación de Bizkaia para denunciar que siete mujeres han sufrido “humillaciones” en dos tiendas por ser gitanas

— “¿Me estás diciendo que nos has seguido solo porque una vez unas gitanas robaron? ¿Por ese simple hecho nos has seguido por la tienda?”

— “Sí, yo te lo admito y también te pido perdón si te sientes ofendida”.

Esta conversación, grabada por un grupo de cinco mujeres de entre 17 y 20 años en una tienda de Bilbao, ha servido como prueba para denunciar ante la Ertzaintza el “acoso”, la “discriminación” y el “racismo” que han sufrido por parte de los trabajadores del establecimiento por el mero hecho de ser gitanas. “Entramos tranquilamente a mirar y en seguida notamos una presencia. Un varón empezó a seguirnos de un pasillo a otro de una manera descarada y acosadora. Le preguntamos si sucedía algo y empezó a reírse sin motivo con prepotencia y aires de superioridad y seguido nos dijo ‘os ha tocado’ le preguntamos si era por ser mujeres gitanas y nos confesó que sí”, explica Manuela Vega, una de las jóvenes que tras lo ocurrido acudió a la Asociación de Mujeres Gitanas de Euskadi (AMUGE) para denunciarlo.

Después de que el dependiente les confesara que no se fiaba de ellas porque eran gitanas y “ya había sido víctima de un robo realizado por mujeres gitanas”, el resto de las dependientas, siete en concreto, las rodearon y les dijeron que estaban “montando un circo” por mostrarse indignadas ante tal acoso. Ellas, pese a la humillación que aseguran haber sufrido en aquel momento, pidieron hojas de reclamaciones para que quedase constancia de lo ocurrido en el establecimiento. Al no haber recibido respuesta por parte de la tienda, decidieron pedir ayuda a las asociaciones de mujeres gitanas de Euskadi.

Desde AMUGE y la asociación de juventud gitana Romi Berriak asesoraron a las jóvenes para que pudieran interponer una denuncia ante la Ertzaintza. “Nos sentimos humilladas, rechazadas, y ninguna mujer ni ninguna mujer gitana debería sentirse jamás así. Solo queremos hacer nuestra vida normal, ir a la compra como cualquiera sin ser acosada ni discriminada”, asegura.

(…)

“Queremos que la sociedad sepa lo que pasa, porque ya no es el mal rato que se les hace pasar, es lo que ocurre después, es la ansiedad, la angustia y el miedo que sienten cada vez que van a comprar. Las chicas han asegurado que a partir de ahora van a comprar todo online porque no quieren volver a pisar una tienda después de lo que les ha pasado”, lamenta Vega.

“Estos dos casos han colmado el vaso de nuestra indignación y nuestro dolor. Queremos un futuro mejor para nuestras criaturas, porque crecer viviendo estas escenas de humillación refuerza un trauma histórico, así como la desconfianza y distancia entre las distintas culturas de nuestra sociedad”, critica Clavería que espera que tras la denuncia consigan convertir su “normalidad en noticia”. “Hasta ahora hemos integrado que nos persigan por ser gitanas como algo habitual de nuestra vida cotidiana, pero hoy decimos basta”.

Para leer la información completa de Maialen Ferreira y ver los dos vídeos en “eldiario.es”, clique aquí.