Lorena Borja, árbitro de baloncesto, mediadora social y referente para las mujeres gitanas

927

El camino de Lorena Borja para llegar a ser árbitro de baloncesto y mediadora social no ha sido fácil, pero ha logrado cumplir su sueño sin importarle lo que le dijeran los demás. De pequeña era una niña gitana que jugaba al baloncesto, y hoy en día sigue siendo la excepción que rompe la regla, convirtiéndose en todo un referente para las mujeres.

Se considera una mujer valiente que ha logrado ser respetada entre los suyos: «A ver, me toman un poco como perro verde, que digo yo, pero al final cuando me ven triunfar y me ven contenta y me ven muchas veces en los medios de comunicación, al final se alegran porque al principio los que lo veían raro, los que decían comentarios que a mi no me gustaban, no les hacía caso y ya está. Yo sigo mi camino, me da igual lo que fueran a decir».

Cada día, Lorena Borja, quiere mejorar más para seguir progresando en el mundo del deporte dentro de un ambiente que siempre ha sido masculino. Incluso esta semana se destacaba a nivel mundial que dos mujeres habían sido árbitros en la NBA.

Queriéndolo o no, se ha convertido en un referente para la mayoría de las mujeres gitanas, entre las que busca normalizar la práctica del deporte: «Intento mostrarles que sí es para nosotras, que el deporte es una práctica saludable, que te ayuda en tu día a día, que te ayuda a coger una rutina, a mi me ayudaba mucho con los estudios porque era un rato que tenías de desconexión de los estudios. Entonces, yo intento acercarles el deporte a todas en general, pero hago mucho hincapié en las mujeres gitanas».

Leer más