Instituto Romanò volvió a apoyar el inicio del curso escolar de menores en exclusión social con material educativo y ropa deportiva

597

La “II Campaña de Apoyo al Inicio del Curso Escolar para Familias en Riesgo de Exclusión” ha contado de nuevo con la financiación del Consejo Social de la Universidad de Sevilla.

Instituto Romanó para Asuntos Sociales y Culturales, organización no gubernamental de carácter no lucrativo dedicada a la defensa de la comunidad gitana y otros grupos poblacionales en exclusión social, ha vuelto a poner en marcha este año su “Campaña de apoyo al inicio del curso escolar para familias en riesgo de exclusión”, que en este 2023 ha alcanzado su segunda edición.

La misma concluyó hace unas semanas con un balance de cinco familias y seis menores beneficiados, tanto gitanos como no gitanos (tres niñas y tres niños). El número de favorecidos en esta edición ha sido menor debido a la reducción en la financiación del proyecto.

Durante los meses de septiembre y octubre, nuestra entidad les ha proporcionado parte del material escolar y la ropa deportiva que necesitaban para poder cursar sus estudios este año y el próximo. Se les ha hecho entrega de un chándal, una camiseta, zapatillas de deporte y tres pares de calcetines a cada uno, junto a lápices, rotuladores, agendas escolares, compás, cuadernos, estuches, carpetas, etc.

La iniciativa se ha desarrollado en la ciudad de Sevilla y ha contado con la financiación del Consejo Social de la Universidad de Sevilla, dentro de la convocatoria “Compromiso social”.

Pretende dar respuesta a la necesidad detectada entre nuestros usuarios/as de los proyectos que llevamos a cabo con población en riesgo de exclusión social, quienes nos manifestaron en diversas ocasiones sus dificultades para equipar a sus hijos de cara al inicio del curso escolar, tanto de material educativo como de ropa básica.

Previamente se realizó un estudio del perfil socioeconómico de las familias solicitantes de esta ayuda, con la colaboración de los servicios sociales de cada zona, dándose preferencia a aquellas con sus miembros en situación de desempleo, monoparentales y con dos o más hijos a su cargo.

En definitiva, el objetivo principal ha sido la mejora de las condiciones de vida, particularmente las de carácter educativo, de estos menores de entre 3 y 13 años que se encuentran en peligro de exclusión social y que tras la pandemia se han visto afectados considerablemente por la pérdida parcial o total de ingresos en sus núcleos familiares.