Fakali agradece a Pedro Sánchez la incorporación de su presidenta como número tres por Sevilla

159
Beatriz Carrillo es actualmente Vicepresidenta 2º del Consejo Estatal del Pueblo Gitano / Fakali

La Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas, Fakali, ha agradecido al PSOE y, especialmente a su secretario general y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ‘su apuesta decidida y personal’ para la incorporación de su presidenta, Beatriz Micaela Carrillo de los Reyes, como número tres de la lista al Congreso de los Diputados por la provincia de Sevilla.

En un comunicado, Fakali ha explicado que desde hace años reclama el compromiso claro y contundente en favor de la comunidad gitana y el resto de grupos sociales ‘que sufren altas dosis de intolerancia y de rechazo social, y ese compromiso cobra especial relevancia a través de los medios de comunicación y de los partidos políticos’.

Junto a ello, destaca que son muchas las ocasiones en las que han denunciado la ausencia de personas gitanas en las listas electorales y, por ende, su ausencia en los órganos e instituciones de representación de la ciudadanía, ‘lo cual supone un lastre importante en la visión normalizada, ausente de estereotipos y prejuicios, por parte de la sociedad mayoritaria de la comunidad gitana de cara a las próximas generales’.

Fakali destaca que han sido varios los partidos políticos que han decidido colocar a personas gitanas, además en puestos de salida, en sus listas a las elecciones del 28 de abril, ‘por lo cual la próxima conformación del Congreso de los Diputados para la próxima legislatura va a marcar un hito histórico en la participación política de los gitanos en España’.

‘En los cuarenta años que llevamos de democracia, tan sólo en las Cortes Constituyentes contamos con la presencia de un diputado gitano, Juan de Dios Ramírez-Heredia, al cual rendimos homenaje en el día de hoy’, afirma la organización.

En su opinión, él ha sido ‘la punta de lanza’ para que tres décadas después ‘al menos tres diputados gitanos van a estar presentes en la Cámara Baja después de las elecciones, personas a las que el movimiento gitano exige que sigan enarbolando nuestra bandera dentro del hemiciclo y reivindicando nuestros legítimos derechos para que las generaciones presentes y futuras puedan educar a sus hijos en igualdad de condiciones con el resto de la ciudadanía’.