Unión Romaní asistió a la presentación del borrador del decreto de creación del Consejo Andaluz del Pueblo Gitano

El presidente y el vicepresidente de la entidad apoyaron la instauración de este órgano en la región y reclamaron que sus dictámenes sean de petición obligatoria para el Gobierno Andaluz, aunque no vinculantes.

173
Fotografía de algunos de los asistentes a la reunión de presentación del borrador del decreto de creación del Consejo Andaluz del Pueblo Gitano / U.R

Unión Romaní acudió el pasado martes 14 de mayo a la presentación del proyecto de Decreto por el que se va a crear el Consejo Andaluz del Pueblo Gitano (CAPG), que tuvo lugar en la sede de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, en Sevilla.

El presidente de nuestra entidad, Juan de Dios Ramírez Heredia, y el vicepresidente y director de programas, Antonio Torres Fernánadez, fueron invitados al encuentro por la Dirección General de Servicios Sociales de la consejería, junto con otros representantes de organizaciones gitanas de la comunidad autónoma.

Durante su intervención, el director general de Servicios Sociales, Francisco José Vidal Mazo, animó a las asociaciones presentes a participar en el trámite de audiencia del texto y a hacer las sugerencias y propuestas que considerasen oportunas, aunque dejó claro que los dos principales objetivos son inamovibles: la divulgación de la cultura gitana y la lucha contra la pobreza y la exclusión que sufre gran parte de esta minoría.

El presidente de Unión Romaní reclamó que la comisión permanente del órgano tenga una representación mayoritaria de gitanos frente a gadyé, y propuso que la Junta de Andalucía, como requisito obligatorio, pida un dictamen previo al Consejo Andaluz del Pueblo Gitano antes de tomar cualquier decisión que afecte a la comunidad rromà, aunque éste sea de carácter no vinculante.

Por su parte, Antonio Torres Fernánadez justificó la necesidad de este órgano en la región mientras persista la desigualdad de condiciones y de oportunidades de gran parte de la población gitana con respecto al resto de la sociedad.

Uno de los aspectos que generó más debate fue el de las vocalías. Varios de los asistentes consideraron insuficientes el número de ellas, doce, asignadas a las entidades gitanas, frente a los 28 totales. El resto las ocuparán el IAM, el IAJ, el Consejo Audiovisual, municipios, universidades, sindicatos y empresarios.

Este consejo pretende ser un órgano de interlocución entre el tejido asociativo gitano y las Administraciones Públicas para el asesoramiento, y el intercambio de experiencias y buenas prácticas en las políticas a favor de la comunidad gitana, según recoge el Plan Integral para la Inclusión de la Comunidad Gitana de Andalucía 2017-2020.

Contará con la presidencia de la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, dos vicepresidencias (una ocupada por la Secretaría de Políticas Sociales y otra elegida entre las asociaciones gitanas) y 28 vocalías, por mandatos de cuatro años. Quedará además constituido en el plazo de cuatro meses desde la entrada en vigor del decreto.

El encuentro sirvió también para abordar propuestas relativas al Centro Sociocultural Gitano Andaluz de Granada, con objeto de dinamizarlo, llenarlo de contenido y acercarlo tanto a los gitanos como al resto de la sociedad.

Además de Unión Romaní, estuvieron presentes en la reunión Fakali, Movimiento por la Paz, Fundación Secretariado Gitano, Federación Gitana de Almería, Enseñantes con Gitanos y Presencia Gitana, entre otras.

Sergio Aranda
Periodista
Delegación de la Unión Romaní en Andalucía