En el Día Europeo de las Víctimas de los Crímenes de Odio, Movimiento contra la Intolerancia pide reforzar la legislación Penal, un Plan de Acción y una Ley Integral contra los Delitos de Odio

182

En este día 22 de julio,  de Memoria y de acción, instituido por el Consejo de Europa, que nos hace recordar  la masacre de odio en Oslo y Utoya (Noruega),  en el que 77 personas, en su mayoría adolescentes,  fueron asesinadas por el  fanático neonazi Breivick, y que nos recuerda  a todas las personas que han sufrido y son víctimas de delitos de odio, Movimiento contra la Intolerancia  reclama una acción firme contra esta lacra reforzando la legislación Penal, un Plan de Acción y una Ley Integral contra los Delitos de Odio

El ataque en el 2011 que origina este Día de Memoria, perpetrado por el fanático neonazi motivado por el odio del autor hacia sus víctimas por apoyar la inmigración y a los homosexuales, fue un ataque a la dignidad de la persona y a la universalidad de los derechos humanos. Sin embargo, no ha sido un episodio único, pues hechos criminales de esta índole y otros recientes como los crímenes de odio terroristas en los atentados de Paris, Orlando, Barcelona o en Nueva Zelanda, entre otros, nos reiteran que la intolerancia criminal llevada a cabo por fanáticos antisemitas, yihadistas o ultras, basada en el rechazo hacia el diferente o a la diversidad humana se mundializa y recrudece.

Con ocasión del Día Europeo de las Víctimas de los Crímenes de Odio queremos recordar que estos delitos basados en la intolerancia al diferente son una trágica realidad confirmada en un contexto de crecimiento de la xenofobia, el racismo, el antisemitismo, la misoginia, la homofobia, el ultranacionalismo, el fanatismo ideológico o la islamofobia, entre otras manifestaciones, que niegan el valor de la dignidad humana y sus libertades y derechos a millones de personas por su diversidad.  Parece como si la historia volviera hacia atrás y nos situara en los trágicos y horrendos años 30 del pasado siglo. Un peligroso momento que requiere del compromiso de todas las personas para formar un muro humano que impida el avance de ese tsunami de intolerancia que nos amenaza con volver a las persecuciones, asesinatos, guerras, genocidios y exterminio como el Holocausto, símbolo de la negación de la humanidad.

 En España y ante un posible comienzo de legislatura, pedimos a nuestros representantes que refuercen la legislación penal y universalicen el delito de odio, dado que hay personas excluidas de esta protección, legalmente discriminadas de facto, como las personas sin hogar, por razón de edad, aspecto físico, quienes sufren  agresiones por motivo de identidad cultural, deportivo o lingüístico y de cualquier otra manifestación de la condición humana o circunstancia personal, conforme protege nuestra Constitución española.  Al futuro Gobierno le reivindicamos un Plan de Acción que prevenga y actué contra esta lacra en todos los ámbitos donde proyecte su actividad delictiva, incluido el Discurso de Odio que envenena las Redes Sociales y estimula el enfrentamiento identitario. Al nuevo Parlamento le requerimos que apruebe sin demora una LEY INTEGRAL CONTRA LOS DELITOS DE ODIO que tenga capacidad jurídica para intervenir con eficacia en todos los ámbitos, dimensiones y circunstancias, así como para apoyar y proteger a las víctimas. Y mientras tanto, hasta que todo esto sea posible, llamamos a la ciudadanía a no bajar la vigilancia, sostener el compromiso y mantener la Memoria y la solidaridad con las víctimas.