La Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña (FAGIC), participa en la conferencia final del proyecto sobre vivienda R-Home

972

El próximo día 18 de marzo se celebra la conferencia final R-Home, parlem d’habitatge, conferencia sobre los resultados del proyecto europeo R-HOME realizado en 5 países con la aportación de la FAGiC para el análisis de Barcelona
donde se presentarán los principales resultados que ha proporcionado el proyecto, donde la voz de las personas gitanas han sido las encargadas de exponer sus necesidades.

El proyecto R-home (Roma: Vivienda, Oportunidades, Movilización y Empoderamiento), financiado por el programa REC (Rights, Equality and Citizenship) de la Unión Europea ha realizado una investigación donde ha querido acercarse a la voz de las propias personas gitanas con el fin de que sean ellas quienes expresen sus necesidades y sus preocupaciones. A través de las entrevistas realizadas hemos podido observar la percepción que tienen las personas gitanas a la hora de enfrentarse a mejorar su condición de vivienda, o incluso a la hora de conseguirla.

La vivienda es un derecho fundamental del que debería disfrutar cada individuo. La población gitana, sin embargo, tiene dificultades para acceder a este derecho. La vivienda es una necesidad primordial de las personas, así, la dificultad de las personas gitanas para acceder a una vivienda desemboca en otros problemas de ámbito social que tienen como consecuencia una vida precaria. Es por este motivo que se ha llevado a cabo una investigación en materia de vivienda en 5 países europeos (Francia, Italia, Rumania, Hungría y España) con la colaboración de 8 organizaciones entre las cuales se encuentra la Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña (FAGiC).
  
La investigación nos ha proporcionado el conocimiento de una realidad diversa, pero con un patrón común en los países que han intervenido en el proyecto: la precariedad. En el caso de España, aunque la vivienda no presenta la deficiencia que se nos muestra en otros países, se presenta un alto nivel de segregación residencial de la población gitana que perpetúa un estado de exclusión. Esta segregación fomenta una imagen colectiva irreal del pueblo gitano que mantiene los estereotipos que se les atribuyen. Esta segregación conduce a un estado de pobreza que dificulta poder acceder a una vivienda que no sea en los guetos. Las personas gitanas se ven “bloqueadas” ante la salida de estos barrios.

Así, la vivienda se convierte en la necesidad primordial del Pueblo Gitano para poder dar un giro a su situación, entendiendo que si no se puede disfrutar plenamente de este derecho se crea una barrera que imposibilita gozar de otros derechos cruciales.