Participación gitana: éxito asegurado

Cuando la distribución de alimentos es garantía de supervivencia

1157
Imágenes del reparto de comida a las familias más necesitadas /Cedida
María Rubia Jiménez

La preocupación y la impotencia ante la amenaza constante del Covid-19, así como las terribles consecuencias para la población que padece una mayor situación de desventaja en su día a día, provocó que un grupo de agentes sociales, activistas y organizaciones gitanas se unieran para tratar de hallar soluciones en estas difíciles circunstancias

He tenido el honor y la suerte de coordinar a este grupo para lo que me ha servido la experiencia que he adquirido en acciones de carácter social tanto a nivel local como europeo lo que me ha convencido de que cuando la participación gitana es la protagonista de nuestro trabajo, el éxito está asegurado. He contado con la colaboración de la Asociación Intercultural Nakeramos, que presido, así como con el asesoramiento de Unión Romaní, de cuya junta directiva formo parte.

Ante la desesperación de ver pasar los días confinados en casa y viendo las necesidades a las que nos enfrentábamos intentamos organizarnos para dar respuesta. Así empezaron decenas de llamadas, mensajes y reuniones a través de video-llamada, y se logró dar el primer paso; Unión Romaní, Asociación Intercultural Nakeramos, Romaní Zor y la Fundació Pere Closa, consiguen activar un punto de Distribución de Alimentos para más de 76 familias de Nou Barris que cuentan con más de 200 menores a cargo, sin contabilizar entre ellos a otros componentes de la unidad familiar, como pueden ser nueras, abuelos y demás. Estas entidades desarrollan proyectos sociales y educativos en el distrito, con lo cual el contacto con las familias usuarias es constante y directo.

Toda la logística se pudo a llevar a cabo gracias a la colaboración de Seo Cizmich, Rom de origen ítalo-croata afincado en Barcelona desde 2013, director de “La Romanó Kher” un espacio de reciente apertura dedicado a la memoria y cultura del Pueblo Romaní, que se encuentra situado en pleno corazón del gótico. Este lugar maravilloso fue reconvertido en almacén de distribución y empaquetado de los alimentos.

Imágenes del reparto de comida a las familias más necesitadas /Cedida

“Todo ha funcionado como un reloj suizo. En apenas siete días se han coordinado las tareas de la recogida, empaquetado, listado de familias, contacto directo y distribución, gracias a un súper equipo de ocho personas que han dedicado su tiempo y esfuerzo de manera voluntaria. La respuesta fue casi inmediata, sin dudarlo ni un momento ofrecieron todos sus recursos humanos y de logística para iniciar cuanto antes el reparto de ayuda de alimentos proporcionados por la Fundación Banco de Alimentos de Barcelona que fue llevada a cabo el martes 22 de abril desde las 10 de la mañana hasta las 19h ininterrumpidamente”. Paco Vargas y Olga de la Rosa promotores escolares de la Fundación Pere Closa se dedicaron por completo a la distribución a domicilio en Roquetes y Trinitat Nova, junto a Sergio Rogério voluntario de Nakeramos.

Seo Cizmich nos explica como “Además se pudo dar cobertura a 64 personas más, todas ellas procedentes de países del este que se encuentran confinados en barrios periféricos de la ciudad de Barcelona y de Santa Coloma de Gramenet. Colaboradores y activistas rromá de Italia me llamaron desde la ciudad de Roma, la llamada de urgencia era para estas familias y gracias a la coordinación del equipo pudimos dar respuesta en el mismo día. La situación de estas personas es terrible, además del miedo a este maldito virus, su vulnerabilidad es extrema. No disponen de seguridad social, ni padrón, ni de ningún recurso de ayuda de las administraciones debido a su situación irregular, todo ello sumado el desconocimiento de los recursos, las dificultades con el idioma y el miedo a contactar con los servicios sociales genera que el estado de emergencia sea absoluto”

Imágenes del reparto de comida a las familias más necesitadas /Cedida

En paralelo hemos logrado coordinar las gestiones para la apertura puntual de otros tres Puntos de Distribución de Alimentos que serán gestionados en su totalidad por las entidades Asociación Gitana de Bon Pastor, Associació Carabutsi en el Raval y Veus Gitanes.

Esperamos que esta situación termine lo antes posible, nuestra preocupación y la necesidad de las familias crece por días, ya no hablamos solo de familias que se encuentran en situación de máxima vulnerabilidad, ahora también tenemos demandas de personas autónomas o trabajadoras por cuenta ajena que no eran usuarias de los servicios sociales pero que la situación actual les obliga a solicitar las ayudas de alimentación de manera urgente. Las consecuencias serán notables durante bastante tiempo, una cosa es controlar el virus o los procesos de contagio entre la población y otra bien distinta es dar respuesta a todas las necesidades que van surgiendo.

Pero, como digo al principio, cuando la participación gitana se produce, el éxito está asegurado.