Unión Romaní organizó varias actividades en colegios y prisiones con motivo del Día Internacional Contra la Violencia contra la Mujer

Tuvieron lugar en el Centro Penitenciario de Huelva, el Centro de Inserción Social y los colegios Juan de Mairena e Ibarburu

528

Unión Romaní, desarrolló diversas actividades con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se celebró el pasado miércoles 25 de noviembre.

Dentro del proyecto ‘Inserción sociolaboral de la mujer gitana reclusa y exreclusa’, nuestra entidad llevó a cabo varios talleres de micromachismos para intentar concienciar sobre esta triste realidad que afecta a millones de mujeres en el mundo y proporcionarles además algunas herramientas para combatirla.

El Centro Penitenciario de Huelva y el Centro de Inserción Social David Beltrán Catalá, de la misma ciudad, fueron los escenarios de esta actividad que ha contado con la participación de ocho mujeres tanto gitanas como no gitanas privadas de libertad, así como con seis hombres en la misma situación.

Durante la misma, los participantes trabajaron la escalera cíclica de la violencia de género, propuesta por la socióloga Carmen Ruíz Repullo, a partir de la historia de una pareja de adolescentes, Pepa y Pepe, estrategia que se utiliza con recurrencia en el ámbito educativo

El módulo 9 de la prisión, exclusivamente femenino, fue el primero en recibir el taller que posteriormente se trasladó al CIS, establecimiento penitenciario donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, (libertad condicional, arresto domiciliario y trabajos en beneficio de la comunidad).

Además, los técnicos de Unión Romaní también llevaron a cabo actividades en los colegios Juan de Mairena, de Sevilla, e Ibarburu, de Dos Hermanas, enmarcadas dentro de los programas ‘Aula Abierta’ y ‘Seguimiento y Apoyo del alumnado gitano desde la Educación Primaria, hasta la Educación Secundaria Obligatoria’.

En el primero se leyó y trabajó el cuento de «Pepuka y el monstruo que se llevó su sonrisa» con alumnos y alumnas de Primero y Segundo de primaria, para posteriormente promover un debate sobre la violencia a partir de lo que ocurre en el cuento, junto con la realización de dibujos y manualidades sobre el tema.

En el segundo se utilizó la dinámica de un juego entre alumnos de sexto curso de primaria, para mostrar los efectos perjudiciales de esta lacra en la sociedad en general y en las mujeres en particular, y subrayar la necesidad de erradicarla.