Baxtale Krechuno

890

Hola a todos:

Kamlé phrala (queridos hermanos y hermanas)

Kamlé amalé (queridos amigos y amigas)

Feliz Navidad y que el nuevo año nos traiga a todos mejores formas de vida que hagan posible la justicia la hermandad y la desaparición del racismo que todavía hoy late en muchas sociedades modernas de la Europa que nos ha tocado vivir.

Estos días hemos hecho circular un comunicado que pueden ver y leer en nuestra página web en el que nos lamentamos del mal trato que hemos recibido del Gobierno de la nación y más concretamente del anterior Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. No me repetiré pues en este mensaje que, una vez más, pretende ser un deseo de esperanza.

2023 se marcha y ojalá que se borre pronto de nuestra memoria porque en este año hemos perdido toda la representación parlamentaria que teníamos en el Congreso de los Diputados y en el Senado. Quiera Dios que los responsables de los partidos políticos sepan, que para solicitar el voto de los gitanos y gitanas españoles, es necesario que nos den la oportunidad de que seamos nosotros mismos quienes interpretemos, frente a la ciudadanía, cuales son nuestra inquietudes y nuestras ilusiones.

Pronto harán 600 años de que los gitanos llegaron a la Península Ibérica. Fue el 12 enero de 1425 cuando el Rey Alfonso V el Magnánimo dio permiso a la primera caravana de gitanos que iba en peregrinación a Santiago de Compostela.

Nos prepararemos para celebrarlo como se merece. Pero, mientras tanto le pedimos a «Devel sos nos diñele sastipen thaj mestipen thaj le gachés sos avelan a zoripén acobá them, dyanelen so le rromá kamelamos sinar le xulai kotar amaró narodo  thaj so numa khetane sam zuralé.»

Lo que sigue es una traducción libre, en Rromanó-kaló, del párrafo anterior, (… a Dios que nos de salud y libertad y que los que tienen la fuerza en este país sepan que los gitanos queremos ser los dueños de nuestro pueblo y que solamente juntos somos fuertes.)

Batxale Krechuno thàj batxalo nevo bersh (“Feliz Navidad y próspero año nuevo”).

Esta felicitación puede oírse completa en la voz de Juan de Dios Ramírez-Heredia en el siguiente vídeo: