Trinidad Reyerta: “Mi activismo nace desde el arte para visibilizar nuestra historia silenciada”

1710
Trinidad Reyerta a la izquierda

“Mi nombre es Cristina Trinidad, pero firmo como Trinidad Reyerta; quise llamarme así para darle otra connotación a la palabra reyerta, tan ligada de una manera negativa y despectiva al mundo romaní; quise resignificarla, darle un giro y hacerla nuestra, para enseñar la belleza de nuestra cultura.”

—¿Cuándo empezaste a interesarte por la pintura?
—Desde pequeña, siempre me interesó como modo de expresión, y también como herramienta de observación a través de los ojos de otros pintores, hay muchas maneras de viajar y una más es esta: ver a través de sus ojos lo que ellos repararon en ver importante capturar.

—¿Cuál es el motor principal que motiva tu trabajo artístico?
—Visibilizar mi cultura, hablar desde las desigualdades que vivimos hasta nuestra historia, por esto me denomino como art-ivista, mi activismo nace desde el arte, para visibilizar nuestra historia silenciada, la cultura que nos empodera.

—¿Qué relación tiene con la mujer romaní?
—Cuando preguntan quienes son mis referentes, por antonomasia digo que la mujeres de mi cultura, son para mí las grandes transmisoras de todas las fortalezas de mi pueblo, en mis trabajos casi siempre son las piezas centrales por lo mucho que me aportan.

—¿Cuál dirías que ha sido tu obra más destacada?
—Todas tienen su historia que conforma un poema visual de la cultura romaní que me atraviesa.

Cuando se habla de machismo, siempre hay una tendencia en dividir los patriarcados: el musulmán, el gitano… ¿Cómo explicarías a las payas que esta división de patriarcados puede interpretarse como racista?
—Es la pregunta que más nos hacen y más pesada cae, y siempre respiro profundo y explicó que el patriarcado nos atraviesa a todxs, por igual, así como el machismo , no entiende ni de religión, ni de cultura, ni posición social u económica por que es una DESIGUALDAD que nos atraviesa a todas y les invito a reflexionar sobre esto.

—¿Cuáles son los logros y las dificultades que atraviesa actualmente el feminismo gitano?
—Aún somos algo anecdótico, un toque de color dentro de espacios feministas. No por que queramos sino porque estamos organizadas, hablamos a viva voz, pero no estamos representadas en todos los sitios que deberíamos y no porque no queramos sino por que no se tiene en cuenta nuestra voz. Hay muchas primas dentro del activismo más en primera línea que están agotadas solo por luchar para ser escuchadas, algo que debería ser más accesible, no un privilegio.

—Nombra a 3 mujeres gitanas que sean referentes para ti.
—Mi madre, mi abuela y toda la gitana que esté leyendo esto: sois resistencia y un referente.

—Uno de los datos más relevantes que surgieron en el estudio ‘’Periodistas contra el racismo 2022’’ es la toma de protagonismo del género entre los temas más tratados en los medios respecto a la comunidad gitana. Los datos hablan por sí solos: hay una mayor visibilidad informativa de proyectos y acciones lideradas por mujeres gitanas. Sin embargo, ¿está siendo positiva esa visibilización en los medios?
—Diría que sí, es importante que se entienda que no solo somos un tipo de mujer, que hay más de una visión de la gitanidad, y si se visibiliza a través de una buena diversidad de proyectos, mejor.

—Cuál crees que es la imagen actual de la mujer gitana en los medios de comunicación?
—Me gustaría poder decir en un futuro que una muy plural y que ya ha roto con los estereotipos que se tiene de nosotras, lamentablemente no es así.

—¿Cómo podrían ayudar los medios de comunicación a una visibilización de las mujeres gitanas como agentes activos y no como víctimas?
—En lugar de hablar sobre nosotras, sin nosotras, hablar de nosotras CON nosotras,tenemos mucho que aportar y decir.

—¿Crees que las mujeres gitanas lideran hoy en día la lucha antiracista o el activismo gitano en sí?
—Llevan años haciéndolo, desde nuestras abuelas luchando contra la segregación para que dejen a sus hijas ir al colegio, hasta hoy en día todas las primas que están sacando a la palestra las desigualdades que vivimos o poniendo nuestra cultura en alza.

(Nora Muixí)