El primer equipo de fútbol sala de mujeres gitanas nace en el barrio murciano del Espíritu Santo

1022
Plantilla del Club Deportivo Calé Femenino en el vestuario Marta Hernández Cano

Club Deportivo Calé femenino es el nombre del primer equipo de fútbol sala femenino, compuesto por diez niñas gitanas de entre 10 y 13 años que, además de derribar la brecha social, racial y de género a través del deporte, se convierten en pioneras de la Región de Murcia en su categoría profesional.

Todo empezó cuando Juan Antonio Garrido, presidente del C.D Calé, propuso la creación de un equipo femenino después de que algunas chicas del barrio le preguntaran si ellas podían jugar como sus hermanos y primos que ya lo hacían en el pabellón, con equipación oficial y federadas. Fueron también ellas mismas quienes se buscaron unas a otras para la creación del equipo. Hace ahora más de un año y medio de aquello, y lo que el fútbol ha traído consigo no son solo victorias y derrotas para las jugadoras, sino un cambio profundo en su forma de ver y entender el mundo: “Antes nos conocíamos casi todas, pero no nos relacionábamos mucho y a veces hasta nos peleábamos, ahora para mí son como de mi sangre, son mis hermanas”, confiesa Dolores.

Las jugadoras del primer Club Deportivo Calé femenino en el barrio del Espíritu Santo de Murcia están rompiendo estereotipos, no solo como jugadoras, sino como gitanas y de periferia. La selección española de fútbol femenino se ha convertido en un referente para todas aquellas mujeres y niñas que sueñan con dedicarse a profesiones que han sido históricamente ocupadas por hombres.

Leer más: Eldiario.es