La desigualdad de oportunidades de los gitanos, protagonista en el primer día de jornadas sobre Igualdad de Trato en la UBU

Están organizadas por Unión Romaní, que desde hace más de 16 años las desarrolla en distintas universidades españolas.

184

Las jornadas ‘Igualdad de Trato y No Discriminación en la Comunidad Gitana en Exclusión’ arrancaron ayer martes en la Universidad de Burgos con las dos primeras ponencias y tras una breve inauguración.

La antigua biblioteca de la Facultad de Educación fue el escenario de las intervenciones, que en esta ocasión estuvieron a cargo de José Eugenio Abajo, profesor, investigador y miembro de la Asociación Enseñantes con Gitanos; y de Kelian Borja, educador social de la Unión Gitana de Burgos.

A raíz del libro ‘La lucha por un futuro mejor. Relatos de mujeres gitanas ribereñas’ en cuya edición ha colaborado, Abajo subrayó la necesidad de una perspectiva de minoría, gitana, antirracista y de equidad en nuestra sociedad, algo “todavía muy poco presente” en la actualidad, en contraposición con la perspectiva de género o feminista que sí “va calando” en la población.

En este sentido, reclamó una “igualdad de oportunidades sin discriminación por motivos étnicos”, que por desgracia hoy por hoy no se cumple y especialmente con los gitanos, sobre todo en lo que se refiere al acceso al mercado laboral. Esto hace que muchos miembros de esta comunidad tengan un bajo nivel socioeconómico, situación que llega a afectar a su esperanza de vida: “El pueblo gitano vive un promedio de 10 años menos que el conjunto de la sociedad española”, confirma un estudio de la Universidad Jaume I de Alicante, citado por el ponente.

A este respecto, profundizó en la “estructura de discriminación” que sufren los gitanos y que está basada en  un “sistema de etnificación”, al tiempo que la comparó con el machismo, que también padecen las mujeres de esta minoría. Expuso el origen de tal discriminación, los mecanismos en los que se sustenta y las consecuencias, entre las que destacó el “etiquetaje, la desigualdad de oportunidades, la desconfianza, la violencia racista y la segregación”.

Finalmente, planteó algunas cuestiones a los asistentes con las que invitó a la reflexión sobre este tema.

La actuación global, clave en las escuelas.

Posteriormente, tras un descanso de media hora, llegó el turno de Kelian Borja.  Disertó sobre los “agentes implicados en la educación del alumnado gitano”, conferencia que basó en sus años de experiencia con este grupo poblacional, “trabajo de calle”, como él mismo indicó. Comenzó exponiendo la labor que realiza la Unión Gitana de Burgos, a la que pertenece, sus fines y las actividades que desarrolla.

Acto seguido, abordó la intervención con niños y padres gitanos en las escuelas, así como el asesoramiento del profesorado en materia intercultural. En este punto señaló las dificultades con las que se topan los profesionales, como la falta de recursos humanos, pedagógicos , culturales y económicos.

Asimismo, destacó “la importancia del trabajo con las familias” para que “motiven a sus hijos e hijas a continuar estudiando” y combatir así el “retraso escolar y el abandono progresivo de la dinámica de la clase” que afecta a muchos niños gitanos.

Del mismo modo, resaltó la figura del mediador como “primordial” en los casos en los que se requiera dicha actuación y enumeró algunos conflictos que se han resuelto con esta fórmula con la que los implicados “se identifican más”.

Por último, consideró “de vital importancia” juntar “a familias gitanas y no gitanas para darles a conocer realidades distintas” y concluyó detallando las múltiples actividades que llevan a cabo desde su asociación con estos objetivos.

Las jornadas continúan esta tarde con las conferencias de Ana Isabel Gutiérrez, profesora de educación de adultos de la Federación de Asociaciones Gitanas de Castilla y León y de la Universidad de Valladolid, y de María Isabel Manrique, profesora de la Facultad de Educación de la UBU.

Las mismas están organizadas por Unión Romaní, organización no gubernamental de carácter no lucrativo dedicada a la defensa del pueblo romanò, y financiadas por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Se vienen realizando desde hace más de 16 años por toda la geografía española en colaboración con numerosas universidades.

El objetivo es que educadores, sanitarios, trabajadores sociales y estudiantes de estas disciplinas adquieran las competencias y conocimientos necesarios para aplicarlos en sus intervenciones con familias gitanas en contextos desfavorecidos,  con el fin de que puedan desarrollar su trabajo con mayor calidad y garantía de éxito.