“Putos gitanos de mierda. Me cago en Dios. Estoy de una mala hostia que dan ganas de salir y darles fuego”

4475
Ayuntamiento de Karrantza, en Bizkaia / AYUNTAMIENTO DE KARRANTZA

Una familia gitana de Karrantza denuncia insultos y amenazas como “gitano de mierda nos estás pegando el coronavirus. Te vamos a hacer la vida imposible. Te vamos a quemar”.

“Por suerte, mi familia no tiene coronavirus, pero este tipo de acoso es una ofensa tanto para los gitanos como para aquellas personas que están enfermas y lo están pasando mal. Nosotros respetamos el confinamiento, no salimos de casa, o si no, que vengan y lo vean. Somos vecinos de Karrantza como otro cualquiera. No es justo”.

Ante lo ocurrido, Elvira, miembro de una de las familias afectadas, se dispuso a interponer una denuncia a la comisaria de la Ertzaintza de Balmaseda, donde también asegura que encontró una serie de dificultades para proceder a la denuncia, como el hecho de hacerle esperar varias horas y después no querer atenderla, para luego hacerla volver siete horas más tarde, a una comisaría que se encuentra a 45 minutos de viaje desde su casa. 

La familia gitana se puso en contacto telefónico con el alcalde de Karrantza, el cual, se negó a denunciarlo públicamente, alegando que, “puesto que no se conoce la identidad del agresor, no se puede hacer nada”.

Hemos leído la noticia en “eldiario.es” y si pulsa en el siguiente reproductor podrá oír la voz del demonio racista blasfemando contra Dios y contra nosotros.

Leer más: https://www.eldiario.es/norte/AUDIO-denuncia-Bizkaia-Gitano-coronavirus_0_1017349045.html

Estamos horrorizados. ¡Cuánto odio, cuanta ceguera, cuanto racismo asesino hay en las palabras de este demonio que ofende a Dios y quiere quemarnos vivos en nuestras casas con nuestros padres e hijos! Y que nadie diga que es producto de un momento de ofuscación. Sus palabras no se improvisan. Sus amenazas están bien formuladas. Y su decisión de hacernos daño es a todas luces evidente.

Vamos a tratar de identificarlo y vamos a llevarlo ante la Justicia. Pero ahora también queremos llamar la atención del mal comportamiento, a nuestro juicio, del alcalde de Karrantza, Raul Palacio Portillo, que se ha negado a hacer una pública condena de las amenazas formuladas contra los gitanos de su pueblo, amparándose en decir que “como no se conoce al agresor, no se puede hacer nada”.

Sí se puede, señor alcalde. Y usted lo sabe bien como gran activista que fue contra todos lo que quisieron colocar un parque eólico en la Sierra de Ordunte. Y usted ganó la batalla y con ella la alcaldía de su pueblo. ¿Tan difícil le es ahora redactar un comunicado diciéndole a sus vecinos que dejen en paz a los gitanos de Karrantza?

Pero nuestra indignación es mayor contra los miembros de la policía autonómica de la comisaría de Balmaseda que no atendió con la debida diligencia a Elvira. Ella misma ha declarado que “ha sido víctima del racismo institucional por parte de la Ertzaintza, por aplazar la recepción de la denuncia en un claro intento de obstaculizarla”. En consecuencia, esta valiente y decidida gitana está tramitando la denuncia correspondiente directamente a los Juzgados, porque por cómo le han tratado no quiere acudir más a la Ertzaintza

Desde la Unión Romaní vamos a hacer todo lo posible para ayudar a la Asociación de Mujeres Gitanas de Euskadi, Amuge Elkartea, y a SOS RacismoBizkaiko SOS Arrazakeria. Queremos que sepan que cuentan con nuestra gratitud y el apoyo solidario tanto de nuestros amigos como del resto de los gitanos y las gitanas de España. Por eso, nuestros humildes servicios jurídicos los hemos puesto a su disposición.

Juan de Dios Ramírez-Heredia Montoya
Abogado. Presidente de Unión Romaní