Mujeres gitanas de Alcázar de San Juan, ofendidas y hartas, piden que se ponga fin a los comentarios racistas en redes sociales

429
Las tres mujeres que han denunciado el acoso / R. Tejera

Sefora, Neri y Mary son tres vecinas de Alcázar de San Juan, lectoras de EL SEMANAL DE LA MANCHA, que se han puesto en contacto con el periódico para denunciar las ofensas y comentarios racistas que, en su opinión, han aparecido en las redes sociales, y concretamente en nuestro Facebook, contra el pueblo gitano, generalizando y tratando con desprecio a esta etnia, ante la noticia publicada el 3 de septiembre, según la cual algunas familias gitanas han decidido no llevar a clase a sus hijos al comenzar el curso por miedo al coronavirus.

En representación de la Asociación Orchí Agachí Calí (Alma de Mujer Gitana), estas tres madres se quejan de los comentarios racistas y ofensivos que la noticia generó entre varios lectores, “quienes, generalizando y metiendo a todos los gitanos en el mismo saco, han sacado las cosas de contexto, con comentarios que nos han hecho daño, con etiquetas y estereotipos que nada tienen que ver con la realidad actual”, afirman. “Queremos dejar claro que los gitanos que no hemos querido llevar a nuestros hijos al colegio, lo hacemos por miedo a los contagios, porque tenemos hijos o familiares con otras enfermedades y nos da mucho miedo el virus. Pero también queremos dejar claro que no se puede generalizar, porque también hay familias no gitanas que están de acuerdo con nosotros; y gitanos que han llevado a los niños al colegio. Es decir, somos personas como los demás, y unos están de acuerdo y otros no… Lo que es muy ofensivo e injusto es que nos señalen a todos, siempre por las cosas negativas, por las peleas, por los trapicheos… Ya está bien.  (…) Y parece mentira que a estas alturas de siglo XXI siga habiendo gente que nos encasille, que crea que ser gitano es ser ladrón o estafador… Los gitanos somos gente normal y corriente. Y a todos los que nos han criticado tanto en Facebook, queremos decirles bien claro que jamás nos han dado subvenciones, ni privilegios, ni dinero alguno por llevar a nuestros hijos al colegio, ni decidimos no ir a clase para que nos regalen ordenadores o tablets como dicen algunos… Nuestros hijos son niños como los demás. Van a sus colegios como los demás, tienen su material, juegan al fútbol, participan en las actividades extraescolares, tienen su formación y, en algunos casos, continúan los estudios. Y es mentira que en horario de clase se vengan con nosotros a los mercadillos”, afirman.

Nosotros, desde Unión Romani, suscribimos todo lo que dicen estas gitanas valientes que dan la cara en defensa de su dignidad. Hemos leído los comentarios racistas, y algunos de ellos son de una bajeza moral incalificable.

Y de la misma forma queremos valorar y agradecer el comentario de EL SEMANAL DE LA MANCHA que ha escrito:

Reproducimos a continuación algunos de los comentarios que han ofendido a estas mujeres y al pueblo gitano de Alcázar de San Juan, con quienes nos solidarizamos ante frases que, además de racismo, reflejan un gran desconocimiento, un desprecio muy preocupante y una enorme mediocridad.