Para nosotros y para nuestros hijos todos los días del año es Navidad

1617

Este mensaje lo recibirán los más de 60.000 contactos que figuran en nuestras bases de datos, así como los lectores de este medio. Lo hemos grabado en dos versiones. Una en castellano con una duración de 04 minutos 37 segundos y otra en formato bilingüe, castellano – rromanó kaló que dura 08 minutos 25 segundos. Al final de estas líneas entrarán los respectivos enlaces.

En esta ocasión, como vengo haciéndolo desde hace tiempo, no quiero dejar pasar estas fechas sin enviar a todos, en nombre de la Unión Romaní y en el mío propio, mi saludo más entrañable y más fraterno.

Pero este año mi felicitación no puede ser como la de años anteriores. La sociedad española y, por supuesto, la de todo el mundo está para muy pocas fiestas. Y nosotros, los gitanos y las gitanas, mucho menos.

Bien saben quiénes nos conocen lo que, para nosotros, los gitanos, supone la familia. Nada ni nadie está por encima del núcleo familiar. Por eso valoramos tanto la unidad y la cercanía. Por eso nuestros hijos cuando se casan y forman una nueva familia, quieren seguir viviendo cerca de la casa de sus padres. Y a la hora de comer, para nosotros, todos los días del año es Navidad, porque todos los días del año compartimos con ellos lo poco o mucho que hay en la casa.

Nuestros mayores, nuestros ancianos, ocupan el centro de nuestras vidas. En ellos se encarna toda nuestra historia, nuestras costumbres, nuestras tradiciones, nuestra cultura, en una palabra. Nuestro orgullo, legítimo, de ser gitanos y gitanas.

Pero hoy las circunstancias han cambiado totalmente. La terrible pandemia que azota al mundo se ha cebado con nosotros de forma brutal. Nuestra gente, la más pobre, la más marginada, que se ha quedado sin trabajo porque los mercadillos han cerrado o porque sus trabajos temporales están vinculados a la hostelería o al turismo, se han visto obligados a recurrir a la caridad de sus vecinos para llevar un pedazo de pan a sus casas.

Y el racismo que no cesa, encima, nos ha culpado de ser quienes hemos propagado la enfermedad en sus barrios. Cuando la verdad es que hemos sido nosotros los mayormente perjudicados porque han sido otros los que nos han contagiado la enfermedad.

A pesar de todo, desde la Unión Romaní y en nombre de sus pocos trabajadores y de sus miles de asociados, os deseamos paz y bien en estos días sagrados para gran parte de la humanidad.

Este es el enlace para ver el video en castellano (04m 37s):

Este es el enlace para verlo en edición bilingüe (08m 25s):

TE AVEN BAXTALÉ (Que seáis felices) Tradicional saludo de los gitanos europeos

Juan de Dios Ramírez-Heredia