Dieciocho personas obtienen el certificado de manipulador de alimentos gracias a Instituto Romanò, organización perteneciente a la Federación Unión Romaní

La mayoría de las personas que realizaron la formación fueron mujeres, el 83,33% del total.

649
Algunos de los asistentes al curso de formación de manipulador de alimentos tomando apuntes en una de las clases / UR

Instituto Romanó, organización federada a Unión Romaní, desarrolló los pasados días 17 y 18 de octubre un curso de manipulador de alimentos en el colegio de educación infantil y primaria Ibarburu de Dos Hermanas (Sevilla).

La formación fue impartida por una profesional en la materia y abordó cuestiones relacionadas con la limpieza e higiene, contaminación y conservación de la comida, enfermedades de transmisión alimentaria y prevención de riesgos, entre otras.

18 personas asistieron al curso y, tras la realización de un examen, obtuvieron un certificado que les faculta para manipular alimentos de forma segura. Se trata de un documento obligatorio si se está en contacto con productos comestibles en cualquier momento de su ciclo, desde la producción de materia prima hasta la llegada al consumidor. Casi cualquier ocupación dentro de los sectores de la alimentación, la hostelería y la venta y distribución precisa de esta formación, de acuerdo al Real Decreto 109/2010 del 5 de febrero.

Esta acción se enmarca dentro del programa ‘Proceso de acercamiento de las familias gitanas a la escuela gadyí’, que persigue la implicación de padres, madres, abuelos, tíos… en la educación de los menores y su asistencia al centro escolar para tomar contacto con el día a día del mismo. Con este fin se han planificado varios talleres, entre los que se encuentra esta formación.

Los inscritos eran todos familiares de niños y niñas matriculados en el CEIP Ibarburu, tal y como exige el proyecto, que está subvencionado por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, con cargo a la asignación tributaria del 0,7% del impuesto sobre la renta de las personas físicas.

Sólo tres de los asistentes eran hombres y el resto mujeres, que han representado al 83,33% del total.